Un Día de Enfermedad para un Saurópodo

Nosotros sabemos mucho sobre como funcionaban los cuerpos de los dinosaurios porque los pájaros son dinosaurios. Podemos examinar a los pájaros y como funcionan y así entender mejor a los dinosaurios. Esta idea no solamente nos ayuda a entender como los cuerpos de los dinosaurios se movían y comportaban, sino también como los afectaban las enfermedades.

De eso trata el [artículo] de hoy. Los pájaros pueden contraer enfermedades respiratorias (enfermedades de sus pulmones, gargantas, narices y sistemas de sacos aéreos). Una diferencia entre los pájaros y los humanos es que los pulmones de los pájaros no solamente están conectados a sus gargantas. Los pájaros tienen un sistema complicado de sacos aéreos que están conectados a sus pulmones. El aire fluye por esos sacos y entra en sus pulmones  solamente en una dirección, así que cada vez que el pájaro aspira y espira, aire fresco llega a sus pulmones. Eso es diferente al sistema que nosotros, como mamíferos, tenemos. Nuestro aire entra y sale de nuestros pulmones por el mismo paso, así que cada vez que aspiramos, algo del aire que ya estaba en nuestros pulmones va hacia los pulmones otra vez. Los pulmones de los pájaros son mucho más eficientes que los de los mamíferos.

Una animación mostrando cómo respiran los mamíferos, los pájaros, y los insectos. Hecho por Eleanor Lutz.

La otra cara de esto es que los pájaros tienen mas órganos relacionados con sus sistemas de respiración pueden enfermarse. Ellos pueden tener enfermedades de sus pulmones y sus sacos aéreos. Y esos sacos esculpen espacios en los huesos cercanos así que pueden causar enfermedades en esos huesos también. Los saurópodos, los dinosaurios con cuellos largos, tenían el mismo sistema de sacos aéreos invadiendo huesos en sus cuerpos.

Figura 3 del artículo mostrando el sistema de respiración del dinosaurio. El humano de escala es Dr. Anthony Fauci, que es, en las palabras de los autores “el ejemplar de educación sobre la pandémia y el racionalismo”

Los autores describen un diplodocine (espécimen MOR 7029) que tenía unas deformaciones en los huesos del cuello. Esos huesos rodearon un saco aéreo y es probable que el dinosaurio tuvo una infección en ese saco aéreo que causó una reacción en el hueso. Los autores describen muchas enfermedades respiratorias que podrían haber sido la causa de esa infección.

Figura 1 del artículo mostrando el cuello del espécimen, y los huesos deformados.

Dado que sólo podemos analizar los huesos, los autores nos dicen que es difícil saber qué enfermedad específica fue la causa de todo esto. También dicen que la causa más probable es una infección de un hongo que se conoce de medio ambientes similares. Tenemos fósiles de el mismo hongo del Eoceno, así que no es exagerado suponer que también estaba presente en el Mesozoico. Cuanto más entendemos de los pájaros, más podemos entender de sus parientes extinguidos.