Handprints and the Human Experience

This post is going to be a bit different than the normal news reports, it’s more of a post for caregivers of young children. As a paleontologist, I study past life, and often try to imagine what different places may have looked like millions of years ago. Every so often, I have an experience that brings to light something from an ancient world and unites my random life events with those of an organism from long ago.

Usually, this occurs when I get to go fossil hunting. My life intersects with that of whatever creature whose bone I happen to pick up. It’s an incredible experience and feels a bit like time travel.

But recently, this occurred at home on a slow summer day. I believe that many caretakers of young kids will agree that some summer days move more slowly than others. It feels like every minute takes an hour and you’re just trying to make it to dinner. 

I was having one of those days when a question arose from my tiny co-habitant: “can I paint the bathtub?”

And of course I thought about having to clean up the whole thing afterwards. And the grout! Grout is so hard to clean. Even if the paint is ultra-washable. But instead of all of that I said, “Yes!” and off we went with the whole box of paint colors up to the bathroom where I dutifully placed globs of paint for strategic mixing around the tub. 

The tiny co-habitant climbed in and had a ball mixing the paint, painting their own body, and generally covering every inch of the tub (and the grout) in multiple colors. But something interesting occurred. 

My kid dipped her hands in the paint and started high-fiving the wall, leaving perfect, beautiful little hand prints as high as they could reach. After a few minutes, the bathtub looked like one of those caves with the handprint art.

Her beautiful little handprints.

That’s when it dawned on me. The people that helped the kids make that art in that cave so many thousands of years ago – maybe they were having a day where time ticked backwards and they were just trying to entertain the kids for a few minutes*. Maybe we haven’t changed all that much in the thousands of years since. Maybe the human experience is timeless.

And those little handprints are just so cute!

If you want to try it at home, I’d suggest Crayola Ultra-Washable fingerpaint (not an ad, just realistically very washable). It does stick to the grout though, so use at your own peril.

*Some caves, like [Cosquer Cave] in France have children’s handprints at a height of 8 feet off the ground (made either 27,000 years ago or 19,000 years ago). This implies that an adult picked them up to place those handprints, as ladders would not have fit in these cave chambers.

A handprint from Cosquer Cave. From Wikipedia.

Or [these] handprints symbolizing coming-of-age ceremonies from Mayan celebrations 1,200 years ago.

Handprints from Mayan celebrations. Photo courtesy of Sergio Grosjean.

Or [these], potentially the earliest cave art from 169,000-226,000 years ago in Tibet that may have been made by Neanderthals, Denisovans, or our own species.

Handprints from Tibet. Photo courtesy of D.D. Zhang et al. Science Bulletin.

Las Huellas de Manos y la Experiencia Humana

Este artículo va a ser un poco diferente a los informes normales de noticias, es más adecuado para quienes cuidan a niños chiquitos. Como paleontóloga, estudio la vida en tiempos pasados y muchas veces trato de imaginar cómo podrían haber sido diferentes lugares hace millones de años atrás. De vez en cuando, tengo una experiencia que saca a la luz algo del mundo antiguo y une los eventos aleatorios de mi vida con aquellos de algún organismo de muchos años atrás. 

Usualmente, esto ocurre cuando puedo ir a buscar fósiles en el campo. Mi vida se cruza con la de cualquier criatura cuyo hueso encuentro. Es una experiencia increíble que se siente un poco como un viaje en el tiempo.

Pero hace poco, esta sensación la tuve en casa, en un día lento de verano. Creo que muchos de quienes cuidan niños pueden estar de acuerdo en que algunos días de verano se mueven más lentamente que otros. Se siente como si cada minuto tomara una hora y sólo pasas el tiempo tratando de llegar a la cena.

Yo estaba teniendo uno de esos días cuando surgió una pregunta de mi pequeña co-habitante: “¿Puedo pintar la bañadera?”

Y claro que pensé en la limpieza después de la actividad. ¡Y las juntas de los azulejos! Son tan difíciles de limpiar. Incluso si la pintura es ultra-lavable. Pero a pesar de todo eso, dije “¡Si!” y así subimos al baño con toda la caja de pinturas y empecé a poner un poco de pintura en lugares estratégicos alrededor de la bañadera.  

La pequeña co-habitante subió a la bañadera y pasó un buen rato mezclando la pintura, pintando su cuerpo y, en general, cubriendo cada pulgada de la bañadera (y las juntas de los azulejos) en colores múltiples. Pero algo interesante ocurrió. 

Mi hija mojó sus manos con pintura y empezó a apoyarlas sobre la pared, dejando huellas de manos perfectas y hermosas tan alto como podía llegar. Después de unos minutos, la bañadera parecía una de esas cuevas con arte de huellas de manos. 

Sus lindas huellas de manos.

Ahí es cuando me dí cuenta. Las personas que ayudaron a esos niños a hacer arte en esas cuevas tantos miles de años atrás – quizás estaban teniendo un día en el cual el tiempo retrocedía y solamente querían entretener a los chicos durante unos minutos. Tal vez no hemos cambiado tanto en los miles de años desde entonces. Quizás la experiencia humana es atemporal.

¡Y esas huellitas de manos son tan lindas! 

Si lo quieren tratar en casa, yo sugiero usar las pinturas para dedos ultralavable de Crayola (esto no es un anuncio, son realmente muy lavables). Sin embargo, se adhieren  a las juntas entre azulejos, así que úsenlas a su propio riesgo. 

*Algunas cuevas, como la [Cueva Cosquer] en Francia tienen huellas de manos de niños a una altura de casi 9 metros (realizadas 27,000 años atrás o 19,000 años atrás). Esto implica que un adulto los levantó para que dejen sus huellas, porque escaleras no podían entrar en esas cuevas.

Una huella de mano de la Cueva Cosquer. De Wikipedia.

O [éstas] huellas de manos simbolizando una ceremonia de mayoría de edad en celebraciones de los Maya hace 1,200 años atrás. 

Huellas de mano de celebraciones de los Maya. Foto de Sergio Grosjean.

O [éstas], potencialmente el arte de cuevas más temprano de 226,000-169,000 años atrás en el Tíbet que tal vez fue realizado por los Neandertales, los Denisovanos, o nuestra propia especie. 

Huellas de mano de Tibet. Foto de D.D. Zhang et al. Science Bulletin.

The Tyrannosaur Controversy – Response!

Back in March, a [paper] was published that described evidence that T. rex may actually represent 3 species and not just 1. The authors used ratios of the length and circumference of the femur and also ratios of specific teeth diameters to define the differences between the 3 species. The authors of that paper named the new species Tyrannosaurus regina and Tyrannosaurus imperator

Specimens of T. rex showing the new species. According to the study, A and B are T. rex, C and D are T. regina, and E is T. imperator. Figure 1 from the original study.

That study ignited a ton of conversation and was widely published in different news outlets, almost as if the reign of the great Tyrannosaurus rex was at an end. However, from a scientific point of view, there were several questions that needed to be tested by other research groups in order to check if T. rex was actually 3 species or not. 

That study was officially [published] in July! The authors point out a few issues with the original work. They also re-did the analyses using a more thorough dataset and slightly different methods. Buckle up, this one is a doozy.

Firstly, the characteristics that the original study used to distinguish the 3 species do not actually separate all of the existing T. rex specimens – there is some overlap, making these characters difficult to use. 

Secondly, the original study did not use all of the information available for T. rex. There are 1850 traits that have been studied on Tyrannosaurus and its relatives that are available for use. Usually, new traits are added to the ones already available so that any new analyses use all of the data to get the most thorough answer. The original study based their species divisions on only the femur and tooth measurement traits.

Thirdly, the original study indicated that the amount of variation in the skeleton among the different Tyrannosaurus specimens was unusually large. When there’s a lot of variation, then it is more likely to be showing multiple species instead of just one. The new study compared the variation in Tyrannosaurus to that of 112 other species of theropods (including birds). They found a very typical amount of variation in Tyrannosaurus, not an unusually high amount.

Figure 4 from the new study shows that the variation in Tyrannosaurus (dashed line) is about average when compared to over 100 other therapods (yellow shading shows the range).

Fourthly, the tooth measurements from the original study were not consistently made. Some of the measurements were from teeth from the same side of the mouth, some from opposite sides, and sometimes no teeth were there so they measured the tooth socket instead. 

Lastly, the analysis the new study did showed that all of the information clustered all of the Tyrannosaurus specimens into 1 group, not 3. Part of the reason for that is the original study used a method in which you tell the analysis how many groups to look for, and then it usually shows you that many groups as a result. The new study did not define how many groups to look for, leaving it to the analysis to come up with the mathematically best answer (which was 1). 

Figure 3 a and c from the new study. A shows how the specimens clustered based on their femur measurements. The different colors correspond to the new species the original study categorized the specimens in (blue – T. rex, red – T. imperator, green – T. regina, purple – uncertain). The groups do not separate out the specimens by the species the original study indicated. C is the graph showing that the most likely number of groups is 1, not 3, for these measurements.

There were more discussion points in the new study than what I’ve listed here, but I hope that the case is pretty clear – Tyrannosaurus rex is a single species, not three.

An important point that the new study made is that half of the specimens in the original study came from private collections or commercial fossil companies. When specimens are sold to individuals or to companies, they become almost impossible to study. By doing this, the original study made it difficult to replicate their results. Replication is how we confirm conclusions in science, so if we cannot see the specimens, we cannot confirm a result. Specimens belong in museums or publicly accessible collections. 

You tell ’em, Indiana Jones!

La Controversia sobre los Tyrannosaurios – Respuesta!

En marzo, se publicó un [artículo] que presentaba evidencia de que el T. rex en realidad representaba 3 especies y no sólo 1. Los autores usaron proporciones del largo y circunferencia del fémur y también proporciones del diámetro de dientes específicos para determinar las diferencias entre las tres especies. Los autores de ese trabajo nombraron a las nuevas especies Tyrannosaurus regina y Tyrannosaurus imperator

Los especimenes del T. rex mostrando las nuevas especies. De acuedo a ese estudio, A y B son T. rex, C y D son T. regina, y E es T. imperator. Figura 1 del artículo original.

Ese estudio generó un montón de conversación y fue ampliamente difundido en diferentes medios de comunicación, casi como si el reinado del gran Tyrannosaurus rex hubiera llegado a su fin. Sin embargo, desde una perspectiva científica, surgieron muchas preguntas que tenían que ser analizadas por otros grupos para probar si el T. rex representaba realmente tres especies o no. 

¡Ese nuevo estudio se [publicó] en Julio! Los autores señalan algunos problemas con el trabajo original. También re-hicieron el análisis usando un conjunto de datos más amplio y métodos distintos. Atensen, porque este es un artículo extraordinario.

Primero, las características que usan en el primer estudio para distinguir las 3 especies realmente no separan todos los especímenes que existen del Tyrannosaurus – hay un poco de superposición, lo cual hace más difícil usar esas características. 

Segundo, el primer estudio no usa toda la información disponible sobre el T. rex.  Hay 1850 características que han sido estudiadas en Tyrannosaurus y sus parientes que están disponibles para ser usadas. Usualmente, se agregan las nuevas características a las que ya existen para que el análisis resulte en una respuesta más completa. Las divisiones del primer estudio están basadas solamente en las características del fémur y los dientes. 

Tercero, el primer estudio indicó que la variación entre los esqueletos de los distintos especímenes de Tyrannosaurus era excepcionalmente grande. Cuando se observa mucha variación, se hace más probable que existan especies múltiples en lugar de sólo una. El nuevo estudio comparó la cantidad de variación en Tyrannosaurus con la de otras 112 especies de terópodos (incluyendo a los pájaros). Encontraron una variación muy típica en Tyrannosaurus, y no una variación excepcionalmente grande.

Figura 4 del nuevo estudio muestra que la variación en el Tyrannosaurus (la linea discontinua) es approximadamente en el promedio de la variación en terópodos cuando se compara con mas de 100 especies (lo sombreado amarillo muestra el rango de variación).

 Cuarto, las medidas de los dientes del primer estudio no fueron hechas de manera consistente. Algunas de ellas fueron de los dientes del mismo lado de la boca, algunas de lados opuestos, y en algunos casos, los dientes no estaban presentes y se tomaron medidas del alvéolo dental.

Por último, el análisis que hizo el nuevo estudio mostró que toda la información agrupó a todos los especímenes de Tyrannosaurus en 1 grupo, no en 3. Parte de la razón de esto es que el estudio original usó un método en el que le indicas al análisis cuántos grupos buscar y luego, por lo general, te muestra esos grupos como resultado. El nuevo estudio no definió cuántos grupos buscar, dejando que el análisis diera la mejor respuesta matemática (que fue 1).

Figura 3 a y c del nuevo estudio. A muestra como los especimenes se juntan baseado en las medidas del femúr. Los colores correspónden a las nuevas especies que creó el estudio original (en azul – T. rex, en rojo – T. imperator, en verde – T. regina, en violeta – incierto). Los grupos no correspónden con las especies del estudio original. C es el gráfico mostrando que el numero de grupos mas probable es 1, no 3, para estas medidas.

Hubo más puntos de discusión en el nuevo estudio que los que he enumerado aquí, pero espero que el caso sea bastante claro: Tyrannosaurus rex es una sola especie, no tres.

Un punto importante que hizo el nuevo estudio es que la mitad de los especímenes que usó el primer estudio están en colecciones privadas o en empresas comerciales de fósiles. Cuando los especímenes se venden a individuos o a empresas, se hace casi imposible estudiarlos. Al hacer esto el primer estudio, se hizo muy difícil replicarlo. La replicación es como confirmamos las conclusiones científicas, por lo tanto si no podemos ver los especímenes, no podemos confirmar los resultados. ¡Los especímenes pertenecen a museos o colecciones de acceso público!

Dale, Indiana Jones!

Fue El Spinosaurus un Nadador?

El Spinosaurus tiene una larga historia de confusión y reanálisis. Parte de la razón por la cual los paleontólogos no se ponen de acuerdo es porque el primer espécimen se descubrió en 1912 y fue rápidamente destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Nuevos especímenes no se hallaron hasta las décadas de los años 1990 y 2000.

Del espécimen descubierto en 1912 sabemos que el Spinosaurus era un terópodo grande y carnívoro con una vela en su espalda. Los especímenes descubiertos en la década de los años 1990 eran pedazos del cráneo. No fue hasta el año 2014 cuando se descubrieron más partes de su cuerpo en África del Norte y empezamos a tener un mejor entendimiento de sus proporciones.

Reconstrucciones del Spinosaurus en distintos años. Hecho por Nix Draws Stuff (Tumblr).

Aunque al principio imaginamos un dinosaurio con proporciones similares a los de los otros terópodos (con piernas largas y musculosas y brazos mas gráciles), el nuevo espécimen era el de un dinosaurio con brazos y piernas de proporciones similares y con una gran vela en su espalda hecha de las espinas de las vértebras.

¿Pero que nos dice esto sobre como vivió el Spinosaurus? ¿Fue un depredador terrestre como el T. rex?¿Se sentaba ociosamente cerca del agua, esperando por alguna presa acuática desprevenida? ¿O era un depredador activo debajo del agua?

Un nuevo [estudio] finalmente responde a esta pregunta. Los animales acuáticos usualmente tienen aletas, narices que se abren en la parte superior de la cabeza y no en el frente; y brazos, piernas, y colas más adecuadas para la natación. Pero algunos animales acuáticos no muestran estas obvias adaptaciones. Animales como el hipopótamo se parecen más a otros animales terrestres. Eso es, hasta que miras a sus huesos. Los animales acuáticos aumentan la cantidad de hueso que desarrollan en sus extremidades y sus costillas para hundirse mas fácilmente. Eso les dá más control sobre su posición en el agua.

Los esqueletos de un hipopótamo y de un delfín.

Con esta información, los autores midieron la densidad de los huesos de las costillas y del fémur de cientos de amniotas (animales que ponen huevos con cáscaras o que dan a luz). Los autores encontraron que el Spinosaurus tenia una densidad de hueso más parecida a la de otros animales acuáticos, por lo que probablemente pasaba mucho tiempo persiguiendo presas debajo del agua. Sus parientes cercanos, el Baryonyx y el Suchomimus, ambos más pequeños que el Spinosaurus y sin vela, mostraron un resultado aún más interesante. Si bien el Baryonyx y el Suchomimus tenían cuerpos más o menos similares, la densidad de hueso del Baryonyx era más parecida a la de los depredadores acuáticos, ¡mientras que el Suchomimus fue terrestre!

Los tamaños del Spinosaurus (rojo), Baryonyx (amarillo), y Suchomimus (verde). Hecho por PaleoGeek.

Los autores analizaron muchas especies de dinosaurios y los spinosauridos parecen ser los únicos dinosaurios no-aviares que fueron acuáticos. Muchas otras amniotas regresan al agua, pero la mayoría de los dinosaurios prefirieron quedarse en tierra. Todavía no sabemos por qué. Sin embargo, este estudio muestra porqué es tan importante buscar más fósiles y analizar conjuntos de datos en grande escala, comparando animales de diferentes grupos y estilos de vida.

Was Spinosaurus a Swimmer?

Spinosaurus has a long history of confusion and reanalysis behind it. Part of the reason that paleontologists can’t seem to make up their minds is because the first specimen was discovered in 1912 and promptly destroyed during World War II. New specimens were not discovered until the 1990s and 2000s.

What we knew about Spinosaurus from the 1912 specimens was that it was a large, carnivorous theropod with a sail on its back. The specimens uncovered in the 1990s were bits of the skull. It wasn’t until 2014 when more of the body was recovered in North Africa and we started to understand more about its proportions.

Spinosaurus reconstructions through time. Made by Nix Draws Stuff (Tumblr).

Even though we had first imagined a dinosaur similar in proportions to other large theropods (having long, muscular legs and more gracile arms), the new specimen showed a dinosaur with relatively equal length arms and legs, and a large sail on its back made out of the spines of the vertebrae.

But what did this mean for how Spinosaurus lived? Was it a terrestrial predator like T. rex? Did it sit idly by the water, waiting for unsuspecting aquatic prey? Or was it an active underwater predator?

A new [study] finally answers this question. Fully aquatic animals have bodies that usually have fins, noses that open at the top of their head instead of the front, and arms, legs, and tails that are more suited for swimming. But some animals that live mostly in the water do not show these obvious adaptations. Animals like hippos look more like other terrestrial animals. That is, until you look at their bones. Aquatic animals increase the amount of bone they develop in their limbs and ribs so that they have easier time sinking while swimming. It gives them more control over their position in the water.

The skeletons of a hippo and a dolphin.

With this information in mind, the authors measured bone density in the ribs and femur of hundreds of amniotes (animals that lay a shelled egg or give live birth). What they found was that Spinosaurus has bone density similar to other aquatic animals, meaning it likely spent a lot of time pursuing prey under water. Its close relatives, Baryonyx and Suchomimus, both of which are smaller than Spinosaurus and do not have a sail, showed an even more interesting result. Even though both Baryonyx and Suchomimus have similar looking bodies, Baryonyx’s bone density showed that it was likely an aquatic predator, whereas Suchomimus was terrestrial!

Spinosaurus (red), Baryonyx (yellow), and Suchomimus (green), to scale. Made by PaleoGeek.

The authors tested many more species of dinosaurs in their sample, and the spinosaurids seem to be the only aquatic non-avian dinosaurs. Many other amniotes return to the water, but most dinosaurs preferred to stay on land. Why this is, we are not yet sure. However, this study shows why it is so important to continue to look for fossils and to run large-scale analysis comparing animals across different groups and lifestyles.

La Controversia sobre el Tyrannosaurus

Quizás ya han escuchado que a principios del año se publicó un [estudio] que surgiere dividir al Tyrannosaurus rex en tres especies. Usualmente, mis artículos sólo describen el artículo y lo ponen en el contexto general. En este caso, voy a empezar con el resumen, pero al final voy a agregar mis opiniones sobre el artículo. Trato sólo de discutir artículos de acceso abierto (aquellos que no tienen que pagar para leer), porque yo creo que la ciencia debe ser accesible para todos. Este artículo no es de acceso abierto, pero yo tengo el pdf – por favor avísenme si quieren una copia. También pueden enviar un email a los autores solicitando una copia de su artículo. ¡Los científicos se alegran de compartir el trabajo que realizan!

Resumen:

El Tyrannosaurus rex era un dinosaurio terópodo carnívoro gigante que habitaba la parte oeste de América del Norte durante el Cretáceo Tardío. Los autores notan que el Tyrannosaurus existió en el registro fósil por posiblemente 2 millones de años. Este es un período de tiempo *muy* largo, suficientemente largo para que esa especie se divida en más especies. Otros estudios han mostrado que el T. rex tiene 2 formas de cuerpo: uno robusto y uno mas grácil (con huesos mas largos y finos). Algunos paleontólogos han tratado de investigar si estas formas corresponden a machos y hembras, pero sin mucho éxito. Otros se han preguntado si las formas están relacionadas con distintas edades, pero tampoco tuvieron éxito.

Las formas robustas y gráciles del Tyrannosaurus. De Pinterest.

Los autores midieron la circunferencia y largo del hueso del muslo. Analizaron las medidas con pruebas estadísticas y compararon los resultados con otros terópodos grandes y con parientes cercanos. Encontraron que el Tyrannosaurus tenía mucha más variación que otros terópodos.

Los autores también buscaron otras características que diferían entre las dos formas de cuerpo y encontraron que la forma grácil tiene un diente de estilo incisivo en su mandíbula y que la forma robusta podía tener 1 o 2 dientes de estilo incisivo.

Figura 3 del artículo, mostrando el diente estilo incisivo único a la derecha (marcado “1”), y los dos dientes estilos incisivos a la izquierda (marcados “1” y “2”).

Usando estos y otros datos, los autores dividieron al Tyrannosaurus en 3 especies: Tyrannosaurus rex (“Rey de los lagartos tiranos,” forma robusta con 1 diente estilo incisivo), Tyrannosaurus imperator (“Emperador de los lagartos tiranos,” forma robusta con 2 dientes estilo incisivos), y Tyrannosaurus regina (“Reina de los lagartos tiranos,” grácil con 1 diente estilo incisivo). Me encantaron los nombres que usaron.

Mi Opinión:

Hace poco, otros dinosaurios han sido divididos en más especies por diferencias en sus cuerpos o porque vivían en lugares distintos. Hace sentido que una especie evolucione durante millones de años de tiempo, porque así es como funciona la evolución. Sin embargo, los datos tienen que justificar la división. En este caso, no estoy segura que la evidencia que ellos reportan es suficiente para justificar la división de la especie. Tengo opiniones más específicas, pero este blog no es el lugar apropiado para expresarlas. Espero con interés los debates que se avecinan sobre esto.

The Tyrannosaur Controversy

Maybe you heard, but earlier this year a [study] came out that suggested splitting the iconic Tyrannosaurus rex into 3 species. Usually my posts just describe the study that is done and put it into context. In this case, I will start with the normal summary, but at the end I’ll add my take on it. I try to only discuss open access research (you don’t have to pay to access the paper), because I believe science should be accessible to everyone. This paper is not open access, but I do have a pdf – please just ask if you’d like a copy. You can always email the author on the paper for a copy as well. Scientists are happy to share the work they do!

Summary:

Tyrannosaurus rex was a giant, meat-eating, theropod dinosaur from western North America during the Late Cretaceous.The authors noted that Tyrannosaurus rex existed in the fossil record for possibly 2 million years. This is a *long* time, long enough for that species to have split into multiple species. Other studies have shown that T. rex has 2 main body types: a robust form and a more gracile (thinner and longer bones) form. Some paleontologists have tried to investigate if these body types could be showing female vs. male forms, without much success. Others have wondered if they are tied to different ages, but that also didn’t work out.

Robust and gracile forms of Tyrannosaurus. From Pinterest.

These authors measured the circumference and length of the thigh bone. They used the measurements to run a few different statistical tests and compared the results to other large, closely related theropods. They found that Tyrannosaurus had much more variation than other theropods.

The authors also looked for other characteristics that differed between the body types and found that the gracile forms have 1 incisor-type tooth on their lower jaw and that the robust form could have 1 or 2 of these teeth.

Figure 3 from the paper, showing the single small incisor-like tooth on the right (labeled “1”), and the spaces for 2 small incisor-like teeth on the left (labeled “1” and “2”).

Using these and other types of evidence, the authors split Tyrannosaurus into 3 species: Tyrannosaurus rex (“Tyrant Lizard King,” robust with 1 incisor-type tooth), Tyrannosaurus imperator (“Tyrant Lizard Emperor,” robust with 2 incisor-type teeth), and Tyrannosaurus regina (“Tyrant Lizard Queen,” gracile with 1 incisor-type tooth). I find their choice of names very fitting.

My Take:

Recently, other dinosaurs have been split into multiple species based on differences in their bodies and on living in different places. It makes sense that a species would evolve when given millions of years of time, since that’s how evolution works. However, the data need to support the division. In this case, I am not sure the evidence they report is enough to justify dividing the species. I have more specific thoughts, but this blog is not the space to express them. I look forward to the debates about this.

Un Día de Enfermedad para un Saurópodo

Nosotros sabemos mucho sobre como funcionaban los cuerpos de los dinosaurios porque los pájaros son dinosaurios. Podemos examinar a los pájaros y como funcionan y así entender mejor a los dinosaurios. Esta idea no solamente nos ayuda a entender como los cuerpos de los dinosaurios se movían y comportaban, sino también como los afectaban las enfermedades.

De eso trata el [artículo] de hoy. Los pájaros pueden contraer enfermedades respiratorias (enfermedades de sus pulmones, gargantas, narices y sistemas de sacos aéreos). Una diferencia entre los pájaros y los humanos es que los pulmones de los pájaros no solamente están conectados a sus gargantas. Los pájaros tienen un sistema complicado de sacos aéreos que están conectados a sus pulmones. El aire fluye por esos sacos y entra en sus pulmones  solamente en una dirección, así que cada vez que el pájaro aspira y espira, aire fresco llega a sus pulmones. Eso es diferente al sistema que nosotros, como mamíferos, tenemos. Nuestro aire entra y sale de nuestros pulmones por el mismo paso, así que cada vez que aspiramos, algo del aire que ya estaba en nuestros pulmones va hacia los pulmones otra vez. Los pulmones de los pájaros son mucho más eficientes que los de los mamíferos.

Una animación mostrando cómo respiran los mamíferos, los pájaros, y los insectos. Hecho por Eleanor Lutz.

La otra cara de esto es que los pájaros tienen mas órganos relacionados con sus sistemas de respiración pueden enfermarse. Ellos pueden tener enfermedades de sus pulmones y sus sacos aéreos. Y esos sacos esculpen espacios en los huesos cercanos así que pueden causar enfermedades en esos huesos también. Los saurópodos, los dinosaurios con cuellos largos, tenían el mismo sistema de sacos aéreos invadiendo huesos en sus cuerpos.

Figura 3 del artículo mostrando el sistema de respiración del dinosaurio. El humano de escala es Dr. Anthony Fauci, que es, en las palabras de los autores “el ejemplar de educación sobre la pandémia y el racionalismo”

Los autores describen un diplodocine (espécimen MOR 7029) que tenía unas deformaciones en los huesos del cuello. Esos huesos rodearon un saco aéreo y es probable que el dinosaurio tuvo una infección en ese saco aéreo que causó una reacción en el hueso. Los autores describen muchas enfermedades respiratorias que podrían haber sido la causa de esa infección.

Figura 1 del artículo mostrando el cuello del espécimen, y los huesos deformados.

Dado que sólo podemos analizar los huesos, los autores nos dicen que es difícil saber qué enfermedad específica fue la causa de todo esto. También dicen que la causa más probable es una infección de un hongo que se conoce de medio ambientes similares. Tenemos fósiles de el mismo hongo del Eoceno, así que no es exagerado suponer que también estaba presente en el Mesozoico. Cuanto más entendemos de los pájaros, más podemos entender de sus parientes extinguidos.

A Sick Day for a Sauropod

We know a lot about how dinosaurs’ bodies worked because birds are dinosaurs. We can examine birds and how they function to better understand dinosaurs. This idea not only helps us understand how their bodies moved and behaved, but also how illness affected them.

That is what this [article] is about. Birds can get respiratory diseases (sickness in their lungs, throats, noses, and air sac system). One of the differences between birds and humans is that bird lungs are not just connected to their throats. Birds have a complicated set of other sacs connected to their lungs. The air flow through those sacs and into their lungs happens in a single direction, so every time the bird breaths in and out, fresh air is brought to the lungs. That’s not like what we, as mammals, have. Our air goes in and out of our lungs through the same passage, so every time we breath in, we have to breath in some air that was already in our lungs. Bird lungs are much more efficient than mammal lungs.

An animation showing how mammals, birds, and insects breath. Credit to Eleanor Lutz.

The flip side to this is that birds have more organ related to their breathing systems that can get sick. They can have illnesses in their lungs and air sacs. And as the air sacs carve spaces for themselves in the nearby bone, many illnesses in the air sacs can create illness in the bone. Sauropods, the long-necked dinosaurs, had the same system of air sacs invading bone in their bodies.

Figure 3 from the article showing the breathing system of this dinosaur. The human for scale is Dr. Anthony Fauci, “the exemplar of pandemic education and rationalism” in the words of the authors.

The authors describe a diplodocine (specimen MOR 7029) that had a deformation in the bones of the neck. Because those bones would have surrounded an air sac, it is likely that the dinosaur had an infection in the air sacs that caused the surrounding bone to react. The authors describe many respiratory diseases in birds that could have been the cause of this infection.

Figure 1 from the paper showing the neck of the specimen, and the deformed bones.

But because we are only able to analyze the bones, the authors tell us that it is hard to know exactly which disease caused this. They also say that the most likely cause was an infection from a fungus known from similar environments. We have fossils of that fungus from the Eocene, so it’s not too much of a stretch to assume it was around in the Mesozoic as well. The better understanding we have of birds, the more we can understand their extinct relatives.