Las Huellas de Manos y la Experiencia Humana

Este artículo va a ser un poco diferente a los informes normales de noticias, es más adecuado para quienes cuidan a niños chiquitos. Como paleontóloga, estudio la vida en tiempos pasados y muchas veces trato de imaginar cómo podrían haber sido diferentes lugares hace millones de años atrás. De vez en cuando, tengo una experiencia que saca a la luz algo del mundo antiguo y une los eventos aleatorios de mi vida con aquellos de algún organismo de muchos años atrás. 

Usualmente, esto ocurre cuando puedo ir a buscar fósiles en el campo. Mi vida se cruza con la de cualquier criatura cuyo hueso encuentro. Es una experiencia increíble que se siente un poco como un viaje en el tiempo.

Pero hace poco, esta sensación la tuve en casa, en un día lento de verano. Creo que muchos de quienes cuidan niños pueden estar de acuerdo en que algunos días de verano se mueven más lentamente que otros. Se siente como si cada minuto tomara una hora y sólo pasas el tiempo tratando de llegar a la cena.

Yo estaba teniendo uno de esos días cuando surgió una pregunta de mi pequeña co-habitante: “¿Puedo pintar la bañadera?”

Y claro que pensé en la limpieza después de la actividad. ¡Y las juntas de los azulejos! Son tan difíciles de limpiar. Incluso si la pintura es ultra-lavable. Pero a pesar de todo eso, dije “¡Si!” y así subimos al baño con toda la caja de pinturas y empecé a poner un poco de pintura en lugares estratégicos alrededor de la bañadera.  

La pequeña co-habitante subió a la bañadera y pasó un buen rato mezclando la pintura, pintando su cuerpo y, en general, cubriendo cada pulgada de la bañadera (y las juntas de los azulejos) en colores múltiples. Pero algo interesante ocurrió. 

Mi hija mojó sus manos con pintura y empezó a apoyarlas sobre la pared, dejando huellas de manos perfectas y hermosas tan alto como podía llegar. Después de unos minutos, la bañadera parecía una de esas cuevas con arte de huellas de manos. 

Sus lindas huellas de manos.

Ahí es cuando me dí cuenta. Las personas que ayudaron a esos niños a hacer arte en esas cuevas tantos miles de años atrás – quizás estaban teniendo un día en el cual el tiempo retrocedía y solamente querían entretener a los chicos durante unos minutos. Tal vez no hemos cambiado tanto en los miles de años desde entonces. Quizás la experiencia humana es atemporal.

¡Y esas huellitas de manos son tan lindas! 

Si lo quieren tratar en casa, yo sugiero usar las pinturas para dedos ultralavable de Crayola (esto no es un anuncio, son realmente muy lavables). Sin embargo, se adhieren  a las juntas entre azulejos, así que úsenlas a su propio riesgo. 

*Algunas cuevas, como la [Cueva Cosquer] en Francia tienen huellas de manos de niños a una altura de casi 9 metros (realizadas 27,000 años atrás o 19,000 años atrás). Esto implica que un adulto los levantó para que dejen sus huellas, porque escaleras no podían entrar en esas cuevas.

Una huella de mano de la Cueva Cosquer. De Wikipedia.

O [éstas] huellas de manos simbolizando una ceremonia de mayoría de edad en celebraciones de los Maya hace 1,200 años atrás. 

Huellas de mano de celebraciones de los Maya. Foto de Sergio Grosjean.

O [éstas], potencialmente el arte de cuevas más temprano de 226,000-169,000 años atrás en el Tíbet que tal vez fue realizado por los Neandertales, los Denisovanos, o nuestra propia especie. 

Huellas de mano de Tibet. Foto de D.D. Zhang et al. Science Bulletin.

Leave a Reply