A Los Superdepredadores No Les Gusta Compartir

Hola amigos. Ha pasado mucho tiempo desde mi último blog. Pero ahora creo que puedo dedicar tiempo a esta página nuevamente. Quiero empezar con un artículo que fue publicado en agosto del 2021 sobre un nuevo carcarodontosáurido de Uzbekistán.

Un mapa mostrando Uzbekistán demarcado en rojo y el sitio de fósiles con un punto rojo.

Caption: Un mapa mostrando Uzbekistán demarcado en rojo y el sitio de fósiles con un punto rojo.

Los carcarodontosáuridos eran grandes dinosaurios carnívoros que existieron desde el Jurásico Tardío (cerca de 150 millones de años atrás) hasta la parte temprana del Cretáceo Tardío (cerca de 90 millones de años atrás). Después de eso, los carcarodontosáuridos se desvanecen y otros ocupan su lugar. Volveremos a explicar porqué eso sucedió en breve.

Este nuevo espécimen de carcarodontosáurido se llama Ulughbegsaurus uzbekistanensis. ‘Ulughbeg’ viene del nombre Ulugh Beg, astrónomo Uzbeko del siglo quince, y ‘uzbekistanensis’ indica el país del hallazgo. La única parte que encontraron del dinosaurio fue un pedazo de la maxila, la parte de la mandíbula superior que contiene los dientes.

El pedazo de la maxila de Ulughbegsaurus uzbekistanensis (Figura 1 del artículo).

Los autores hicieron un análisis informático para determinar a que tipo de dinosaurio pertenecía esta maxila usando características de los huesos. El análisis se hizo en dos formas y las dos coincidieron en que la maxila era de un carcarodontosáurido.

Este hallazgo es de un lugar y tiempo del cual no teníamos fósiles de estos dinosaurios, pero más importante es el tamaño de la maxila en comparación a otros dinosaurios depredadores del área. El largo de la maxila nos puede indicar el largo del fémur (el hueso de la parte superior de la pierna) porque los dos huesos crecen en forma relacionada. El largo del fémur nos pueda dar una idea del tamaño del cuerpo. Esta maxila nos indica que el dinosaurio medía más de 7 metros (21 pies) de largo y pesaba más de 1000 kgs (2200 libras).

Cuando los carcarodontosáuridos más grandes existieron, los otros depredadores que vivían juntos a ellos eran más pequeños. Cuando vivieron, los carcarodontosáuridos ocuparon el ápice (la posición más alta) de la red alimentaria y otros carnívoros no pudieron competir. Una vez que los carcarodontosáuridos se desvanecieron, surgió una oportunidad para que otros depredadores llenaran su ‘nicho’ (nicho es el papel o posición de una especie en el medio ambiente). Fue sólo después de su desaparición que los tiranosaurios se convirtieron en los enormes Tyrannosaurus rex de América del Norte y los Tarbasaurus baatar de Asia. Después de la extinción de los carcarodontosáuridos en América del Sur, los abelisáuridos florecieron. El medio ambiente sólo tiene lugar para unos pocos depredadores gigantes.

Leave a Reply