Cavernas y Herramientas

En Marruecos (África), 120.000 años atrás, un gato montes, un chacal y un zorro se reunieron en una caverna. ¿Qué estaban haciendo ahí? ¿Y los humanos que tenían que ver con eso?

La publicación de hoy es sobre [la cultura humana].  Y los fósiles. La mayoría de lo que escribo en este sitio es sobre lo que nos pueden decir los fósiles sobre como, cuando y dónde vivió un animal. Los fósiles nos cuentan sobre la biología de los animales ya extinguidos. Pero eso no es todo lo que nos pueden mostrar. En algunos casos, los huesos también registran que pasó con el animal después de su muerte.

El sitio de la caverna en Marruecos, África. (Figura 1b del artículo)

La Caverna Contrebandiers en Marruecos tiene capas de sedimento de 120.000 años atrás. Las cavernas son refugios muy buenos. Los animales y las plantas usan las cavernas o se quedan atrapados en ellas, se hacen fósiles y los podemos descubrir. Dentro de la caverna Contrebandiers, exploradores encontraron los huesos fosilizados de un chacal dorado, un zorro de arena, un gato montes y de varios animales parecidos a las vacas.

Algunos de los animales que encontraron en la caverna. (Atribuciones en la imagen, extraídas de Wikipedia)

Pero estos animales no estaban pasando el tiempo juntos, ellos fueron cazados por los humanos (Homo sapiens) que vivían ahí. De acuerdo a las marcas en los huesos, los animales fueron cazados, llevados a la caverna y despellejados para elaborar ropa con sus pieles. La ropa no se fosiliza fácilmente porque está hecha de pieles que se deterioran rápidamente.

Un ejemplo de cómo se hacían las herramientas ‘espatuladas’ y cómo fueron usados. (Figura 4 del artículo)

Los huesos de los animales no eran la única evidencia de despellejado. También se encontraron herramientas en la caverna. Herramientas hechas de huesos de animales y moldeadas de una manera específica por manos humanas de la antigüedad. Hoy, los humanos todavía usan herramientas y métodos similares para el despellejado, así que no tenemos que adivinar el uso de estas herramientas. Esta caverna preserva la evidencia más antigua de herramientas formales de hueso y de la producción de ropa por humanos modernos (Homo sapiens)en África.

Una nota final: Este es el primer artículo científico que yo he leído que tiene una declaración de “Inclusividad y Diversidad” al final. Los autores dicen, entre otros puntos importantes, que ellos “trabajaron activamente para promover un balance de género en nuestra lista de referencias.” Estoy agradecida que este periódico incluye esta declaración y por el trabajo de los autores.

Caves and Tools

In Morocco (Africa) 120,000 years ago, a wildcat, a jackal, and a fox met in a cave. What were they doing there? And what do humans have to do with it?

Today’s post is about [human culture]. And fossils. Most of what I post here is about what fossils can tell us about how, when, and where an animal lived. Fossils can tell us so much about the biology of now extinct animals. But that’s not all they can tell us. In some cases, the bones record what happened after the animal died.

The cave location in Morocco, Africa. (Figure 1b from the paper)

The Contrebandiers Cave in Morocco has sediment layers inside that date back to 120,000 years ago. Caves make excellent shelters, so as animals and plants use the shelter or get trapped there, they are fossilized and can be discovered later. Within the Contrebandiers Cave, explorers found the fossilized bones of a golden jackal, sand fox, wildcat, and several cow-like animals.

Some of the animals found at the cave. (Attributions on the image, retrieved from Wikipedia)

But these animals were not just hanging out together, they had been brought there by the humans (Homo sapiens) that lived there at the time. According to the markings on their bones, the animals they hunted and brought back to the cave were skinned in order to make clothing. Clothing itself does not fossilize easily because the fur it was made from breaks down very quickly.

An example of how ‘spatulate’ scraping tools were made and how they were used. (Figure 4 from the paper)

The animal bones weren’t the only evidence of skinning. There were tools present in the cave as well. Tools made from animal bones and shaped in specific ways by ancient human hands. Humans today still use similar tools and methods for skinning, so we don’t have to guess what the tools were for. This cave preserves the oldest evidence of formal bone tools and the production of clothing by modern humans (Homo sapiens)in Africa.

Side note: This is the first scientific paper I’ve read that has an “Inclusion and Diversity” statement at the end. The authors state, among other important points, that they ‘actively worked to promote gender balance in our reference list.’ I am grateful that the journal includes that statement and for the author’s work.

A Los Superdepredadores No Les Gusta Compartir

Hola amigos. Ha pasado mucho tiempo desde mi último blog. Pero ahora creo que puedo dedicar tiempo a esta página nuevamente. Quiero empezar con un artículo que fue publicado en agosto del 2021 sobre un nuevo carcarodontosáurido de Uzbekistán.

Un mapa mostrando Uzbekistán demarcado en rojo y el sitio de fósiles con un punto rojo.

Caption: Un mapa mostrando Uzbekistán demarcado en rojo y el sitio de fósiles con un punto rojo.

Los carcarodontosáuridos eran grandes dinosaurios carnívoros que existieron desde el Jurásico Tardío (cerca de 150 millones de años atrás) hasta la parte temprana del Cretáceo Tardío (cerca de 90 millones de años atrás). Después de eso, los carcarodontosáuridos se desvanecen y otros ocupan su lugar. Volveremos a explicar porqué eso sucedió en breve.

Este nuevo espécimen de carcarodontosáurido se llama Ulughbegsaurus uzbekistanensis. ‘Ulughbeg’ viene del nombre Ulugh Beg, astrónomo Uzbeko del siglo quince, y ‘uzbekistanensis’ indica el país del hallazgo. La única parte que encontraron del dinosaurio fue un pedazo de la maxila, la parte de la mandíbula superior que contiene los dientes.

El pedazo de la maxila de Ulughbegsaurus uzbekistanensis (Figura 1 del artículo).

Los autores hicieron un análisis informático para determinar a que tipo de dinosaurio pertenecía esta maxila usando características de los huesos. El análisis se hizo en dos formas y las dos coincidieron en que la maxila era de un carcarodontosáurido.

Este hallazgo es de un lugar y tiempo del cual no teníamos fósiles de estos dinosaurios, pero más importante es el tamaño de la maxila en comparación a otros dinosaurios depredadores del área. El largo de la maxila nos puede indicar el largo del fémur (el hueso de la parte superior de la pierna) porque los dos huesos crecen en forma relacionada. El largo del fémur nos pueda dar una idea del tamaño del cuerpo. Esta maxila nos indica que el dinosaurio medía más de 7 metros (21 pies) de largo y pesaba más de 1000 kgs (2200 libras).

Cuando los carcarodontosáuridos más grandes existieron, los otros depredadores que vivían juntos a ellos eran más pequeños. Cuando vivieron, los carcarodontosáuridos ocuparon el ápice (la posición más alta) de la red alimentaria y otros carnívoros no pudieron competir. Una vez que los carcarodontosáuridos se desvanecieron, surgió una oportunidad para que otros depredadores llenaran su ‘nicho’ (nicho es el papel o posición de una especie en el medio ambiente). Fue sólo después de su desaparición que los tiranosaurios se convirtieron en los enormes Tyrannosaurus rex de América del Norte y los Tarbasaurus baatar de Asia. Después de la extinción de los carcarodontosáuridos en América del Sur, los abelisáuridos florecieron. El medio ambiente sólo tiene lugar para unos pocos depredadores gigantes.

Apex Predators Don’t Like to Share

It’s been a long time, friends. I have reached a point where I believe I can dedicate time to this wonderful space again. I’d like to start off with a paper published in August of 2021 about a new carcharodontosaurian dinosaur from Uzbekistan.

A map showing Uzbekistan, outlined in red, and the fossil site as a red dot.

 Carcharodontosaurs (kar-karo-DONT-o-soars) were large bodied meat-eating dinosaurs that roamed from the Late Jurassic (around 150 million years ago) to the early Late Cretaceous (around 90 million years ago). After that, carcharodontosaurs seem to fade away and others rule instead. We’ll come back to why that happens in a bit.

This new specimen of carcharodontosaur is named Ulughbegsaurus uzbekistanensis. The ‘Ulughbeg’ part of the name comes from the fifteenth century Uzbekistani astronomer Ulugh Beg, and ‘uzbekistanensis’ to indicate the country of discovery. The only piece of the dinosaur they found is a part of the maxilla, the part of the upper jaw that holds teeth.

The partial maxilla of Ulughbegsaurus uzbekistanensis (Figure 1 from the paper).

The authors ran a computer analysis to find out what kind of dinosaur this bone belonged to based on characteristics of the bones. The analysis was run in two different ways and both agreed that it matches more closely to carcharodontosaur dinosaurs than to others.

This discovery is from a place and time that we did not have this group of dinosaurs, but more importantly is the size of the jaw piece in comparison with other predatory dinosaurs of that area. The length of the maxilla can tell you the length of the femur (the upper bone of the leg) because the two bones grow in related ways. The length of the femur can give you an estimate of the body size. This jaw tells us that the dinosaur was over 7 meters (21 feet) long and weighed over 1000 kgs (2200 pounds).

When the largest carcharodontosaurs existed, the other predators that lived alongside them were smaller. While they existed, carcharodontosaurs occupied the apex (highest point) on the food web and other larger bodied carnivores could not compete. Once the carcharodontosaurs vanished, it gave other predators a chance to fill their ‘niche’ (a niche is a role in the environment). It was only after their disappearance that tyrannosaurs became the giants Tyrannosaurus rex in North America and Tarbasaurus baatar in Asia. After the carchardontosaur extinction in South America, the abelisaurids took over. The environment only ever has space for a few giant predators.