Aire Acondicionado Para Los Archosaurios

Hoy en DrNeurosaurus quiero hablar sobre un [estudio] que se publicó en Julio de este año, pero que recientemente salió en las noticias. No es un estudio típico como los que presento aquí, donde algún fósil nuevo se halló y se describió y es celebrado por su novedad (ser nuevo) y por su valor científico. Es otro estilo de estudio. 

Los autores quisieron examinar más detalladamente una estructura en los cráneos de muchos archosaurios. Tal vez recuerden a los archosaurios de otros blogs – son un grupo de animales que incluyen a los cocodrilos y pájaros vivos, su pariente y todos sus descendientes: 

Este árbol está modificado del que se encuentra [aqui], en Archosaur Musings.

Todos estos animales tienen una abertura en la parte superior del cráneo, que los científicos previos pensaron eran donde se alojaban los músculos de la mandíbula. Los autores miraron a estas aberturas en más de 100 especímenes de lagartos, tortugas, cocodrilos y aves usando imágenes de TC, RM, disección, y otros métodos. 

El cráneo de un cocodrilo con las aberturas marcadas. No se sabe quien lo hizo.

Encontraron que, en muchos casos, las aberturas no estaban ocupadas completamente por músculos. En cambio, las aberturas contenían vasos sanguíneos justo debajo de la piel. Cuando los autores examinaron animales extinguidos como los dinosaurios no aviarios y los cocodrilos extinguidos, no encontraros evidencia de músculos en estas regiones. Usando comparaciones con animales vivos, los autores sugieren que estas aberturas tenían vasos sanguíneos. ¿Pero con que propósito?

Bueno, eso depende del animal. En animales con estructuras que adornan el cráneo, esos vasos sanguíneos podían proveer nutrientes para esa estructura.

Un Triceratops. Su volant es una estructura queen adorna su cráneo – una estructura que se usa para comunicar con otros miembros de su especie. Del Museo de Historia Natural, Londres.

En animales sin esas estructuras, los vasos sanguíneos actuaban como reguladores de la temperatura de su cuerpo. Para probar esto, los autores usaron cámaras de imágenes térmicas para sacar fotos de cocodrilos vivientes. Encontraron que las aberturas estaban mas frías que sus cuerpos en temperaturas calurosas y más calientes que sus cuerpos en temperaturas frías. Esto sugiere que su hipótesis (idea) tiene apoyo. 

Figura 11 del artículo: una interpretación artística de imágenes termicas de un Daspletosaurus, Deinonychus, y dos archosaurios parientes de los cocodrilos. Por Brian Engh.

¡Usando muchos especímenes y métodos para hacer imágenes, los autores pudieron descubrir algo nuevo sobre animales que hemos conocido por mucho tiempo, incluyendo sobre aquellos que viven hoy!