Las Chitas, Las Orejas, y las Persecuciones a Alta Velocidad

¡Volví! Pasé las últimas semanas de diciembre y buena parte de enero terminando y enviando Ella encontró fósiles, el [libro] sobre mujeres paleontólogas que Abby West, Amy Gardiner y yo escribimos. También participé en el congreso anual de la Sociedad de Biología Integrativa y Comparativa en San Francisco y aprendí un montón. Ahora espero volver a poner nuevos artículos aquí una vez por semana.

La semana pasada, se publicó un [artículo] que examinó las orejas de las chitas y sus gatos parientes. Las chitas son los animales de la tierra más veloces de hoy. Tienen puntos y rayas en sus caras y pequeñas melenas cuando son bebés.

Una chita con su cachorro. De BBC.

Las chitas están especializados para correr a alta velocidad para cazar antílopes chicos. Sus cuerpos enteros están adaptados para correr: tienen pechos profundos para tener pulmones más grandes y más flujo de oxígeno, espaldas flexibles para hacer sus pasos más largos, colas largas que usan para girar y sus garras no se retractan por completo para agarrarse mejor al suelo. Todas estas características les ayudan a atrapar a su presa.

¿Pero cuándo se hicieron tan rápidos las chitas? Este nuevo estudio mira a sus oídos internos. El oído interno no nos ayuda con la audición, pero nos dice cuán rápido y en qué dirección estamos moviendo nuestras cabezas. También trabaja con el sistema visual del cerebro para estabilizar la cabeza así lo que vemos está estable y no borroso.

Las partes del oído. El oído interno es la porción que se ocupa del equilibrio y moción de la cabeza. De aqui.

Este artículo uso escaneos de TC para mirar al oído interno de las chitas, de otros gatos grandes (como leones y pumas) y de una especie de chita extinguido. Analizando el tamaño de las varias partes, los autores descifraron cuanto cada gato estaba adaptado para correr a alta velocidad. Cuanto más grandes los componentes del oído interno, mejor el gato estaría para mantener su visión estable a altas velocidades.

El oído interno de la chita extinguida (en el medio) y moderna (abajo). Pueden ver como la chita moderna tiene componentes más grandes y anchas que la chita extinguida. Ilustración por M. Grohé.

Los autores encontraron que la chita moderno tiene componentes de su oído interno más grandes que los de la chita extinguido. Esto indica que la chita extinguido probablemente no estaba especializado en correr a alta velocidad y que la persecución a alta velocidad evolucionó más recientemente en las chitas modernos.

Una chita sonriendo. De Caters News Agency.