Novedades

Hola amigos. En lugar de un nuevo artículo esta semana, les voy a comunicar algunas novedades.

Primero, en noviembre, empecé una serie de artículos sobre mujeres en paleontología. Desde noviembre, una vez al mes, he puesto una biografía sobre una mujer paleontóloga. Sin embargo, ya que mi libro sobre el mismo tema consiguió financiamiento en marzo, voy a reservar esas historias para el libro. Una vez que el libro esté publicado, posiblemente voy a continuar con la serie. Hasta ese momento, consulten a [TrowelBlazers] sobre biografías de mujeres en antropología, geología, y paleontología (también están en Twitter, Facebook, y Tumblr). Actualizaciones sobre el progreso del libro, las encontrarán en la etiqueta en la parte de arriba de la página (Ella Encontró Fósiles). Esta etiquette estará disponible al fin de esta semana.

¡Segundo, ya llegó el verano! Además del libro, las expediciones al campo están empezando y las noticias paleontológicas se hacen más espaciadas. Por esas razones, voy a poner un nuevo artículo cada dos semanas en vez de cada semana. Si algo muy importante sale en las noticias, va a ver un artículo más oportuno.

¡Gracias por todo el apoyo!
-DrNeurosaurus

Dietas y ADN

Esta semana se publicó un [artículo] que examinó los dientes del Homo neanderthalensis: el Neandertal. Ambos los neandertales y los humanos (Homo sapiens – nosotros) vivieron en Europa por aproximadamente 5000 años. Ellos evolucionaron en distintos momentos y parecen distintos. Los neandertales eran más bajos y robustos, en cambio los humanos son más altos y delgados. Los neandertales evolucionaron para adaptarse a los ambientes fríos. Tenían crestas en la frente, barbillas más chicas, narices más grandes, huesos más gruesos y pechos más anchos. Hay muchas ideas sobre porque se extinguieron, pero no las voy a discutir aquí.

Un hombre neandertal comparado con un humano mostrando las diferencias en sus proporciones. De dreamstime stock images.

Este nuevo estudio analizó la placa dental (los residuos en tus dientes que limpia el dentista) en 4 individuos neandertales, 2 de España y 2 de Bélgica. Los autores analizaron la placa para todos los tipos de ADN. Ya que los neandertales probablemente no se lavaban los dientes, esta placa contenía pedazos de ADN de todo lo que comieron. Analizando la placa dental, podemos entender sus dietas.

Un cráneo de un neandertal. De Wikipedia.

Lo que encontraron es que los individuos de Bélgica comieron ovejas, rinocerontes y hongos. Los individuos de España comieron hongos, piñones, musgo del bosque y álamos. Esto nos muestra que los neandertales tomaron ventaja de cualquier comida que encontraron y que sus dietas eran diferentes en cada ambiente. Uno de los individuos de España tal vez estaba tratando un absceso dental (una infección del diente). ¿Cómo sabemos esto, te preguntas? Este individuo es el único que tenía trazos de álamo, una fuente natural de ácido salicílico (un analgésico) y Penicilina (un antibiótico) de plantas mohosas.

Las dietas de los neandertales en cada localidad. Ovejas, rinocerontes, y hongos ‘gray shag’ en Bélgica. Piñones, hongos ‘split gill’, musgo del bosque, y álamos en España. Mapas de Google, imágenes de Wikipedia, PFAF.org, mushroomobserver.org, la Universidad del Estado de Iowa, y NHMPL.

Finalmente, los autores encontraron una especie de arquea (un grupo de microorganismos) que está presente en ambos los humanos y los neandertales. Lo interesante es que esta especie de arquea se dividió permanentemente en dos (una para los humanos y una para los neandertales) cerca de 143-112 miles de años atrás. Los neandertales y los humanos se dividieron cerca de 750-450 miles de años atrás, así que tal vez esta especie de arquea estaba siendo transferida entre los humanos y los neandertales mucho después de que ellos se dividieron. Esto nos dice que los humanos y los neandertales estaban tal vez compartiendo comida, o besándose, o interactuando de alguna otra manera que llevó a la transferencia de saliva entre especies.

Un neandertal posiblemente pensando en su cena. De AFP/Getty images.

¿Y si todavía no han visto nuestro [kickstarter], que están esperando? Es para juntar fondos para la publicación de un maravilloso libro para niños llamado Ella Encontró Fósiles, que estará lleno de historias de mujeres paleontólogas de la historia, del presente y de estudiantes prometedores. Se publicará en inglés y en español.

Mary Anning, dibujado por Amy Gardiner.

 

El Pez que Vivió

Marjorie Courtenay Latimer nació el 24 de febrero de 1907 en East London, Sudáfrica. Su papá era el jefe de estación de los Ferrocarriles Sud-Africanos. A Marjorie, siempre le gustó la naturaleza. Cuando tenía 11 años decidió que sería una experta en pájaros.

Empezó la escuela en el Convento de la Santa Cruz, donde su pasión por la historia natural creció. Una de las hermanas del convento tenía una colección de peces fosilizados que fascinaron a Marjorie. Cuando terminó la escuela, parecía que no había posiciones en ciencias naturales, así que ella iba a ser una enfermera. Afortunadamente, el Museo de East London estaba buscando un curador en 1931 y Marjorie aceptó la posición. En ese momento, ella tenía 24 años de edad.

Marjorie Courtenay Latimer. Foto de PBS.

Cuando ella empezó ahí, la colección del museo sólo tenía unos pájaros, un chancho y algunas fotos, así que Marjorie empezó a coleccionar todo lo que pudo de los lugares que visitó. ¡Hasta incluyó la colección de trabajo de perlas de su mamá que databa de 1858 y un huevo de un dodo de su tía! También coleccionó fósiles de sitios de campo cercanos al museo.

Su contribución más importante llegó en 1938 cuando recibió un llamado de los muelles diciendo que un barco había llegado con un pez raro. Se lanzó a los muelles y sacó el limo del pez. Así reveló el pez más hermoso que había visto, “Era de un azul pálido, con manchas blancuzcas; tenía un brillo iridiscente plateado-azul-verde. Estaba cubierto de escamas duras y tenía cuatro aletas en forma de miembros y una cola extraña de cachorro.”

Un celacanto. Foto de National Geographic.

Ella le envió una descripción y un dibujo del pez a un ictiólogo (un experto en peces) vecino, James Smith. ¡Él quedó anonadado! Este pez era un celacanto – un pez que se creía extinguido por casi 70 millones de años. ¡Estos peces todavía vivían! James le escribió pidiéndole más información. Él le dió al pez el nombre de Latimeria chalumnae en honor a Marjorie y al sitio donde el pez había sido capturado. Pasaron otros 14 años antes que se encontrara el segundo celacanto, esta vez cerca de Madagascar en 1952.

El dibujo que Marjorie le mando a James. Imagen de PBS.

Marjorie se retiró del museo y recibió un doctorado honorario de la Universidad de Rhodes in 1973. Vivió todos sus días enamorada de la historia natural en todas sus formas.

¡Si les gustan artículos como este, estén atentos para un anuncio importante más tarde en la semana!

La Señora de los Dinosaurios

Joan Wiffen nació en 1922 en Nueva Zelandia. Su papá pensaba que las niñas no debían recibir educación y, por lo tanto, Joan no pudo ir a la escuela secundaria. Cuando creció, se incorporó a la Fuerza Aérea Auxiliar Femenina durante la Segunda Guerra Mundial.

Joan se casó en 1953. Después de un tiempo, su esposo se anotó para una clase de geología, pero se enfermó y no pudo asistir. Con mucho entusiasmo, Joan tomó su lugar en la clase, recordando su interés en fósiles cuando era chica. Ella notó en un mapa geológico que un valle cercano tenía ‘viejos huesos de reptiles’ y fue a buscar fósiles cerca de su casa. ¡En 1975, encontró un fósil! Supo que era parte de una vértebra, una parte de la columna vertebral de un animal, pero no supo de qué animal.

Una replica de la vertebra que encontró Joan. Foto de Marianna Terezow/GNS Science.

En 1979, fue de vacaciones a Australia y visitó el Museo de Queensland. Se encontró con Ralph Monar, un paleontólogo que trabajaba allí y notó un hueso muy familiar en su escritorio. ¡Era una vértebra exactamente como la que ella había encontrado! Ralph le dijo que era parte de la cola de un dinosaurio. ¡Ella había encontrado el primer fósil de un dinosaurio de Nueva Zelandia!

Joan Wiffen en el sitio adonde encontro sus primeros fósiles. Foto de NZPA/John Cowpland.

Ralph y Joan trabajaron juntos en muchos proyectos y publicaron docenas de artículos. Por su gran esfuerzo, ella fue conocida como la Señora de los Dinosaurios. Aunque Joan no pudo ir a la escuela, recibió un doctorado honorario de la Universidad Massey de Nueva Zelandia en 1994. También recibió un premio especial de la Reina.

¿Quién Descubrió el Iguanodon?

Si recuerdan la historia del mes pasado sobre [Mary Anning], la historia de hoy describe el descubrimiento hecho por una mujer que vivió al mismo tiempo y en el mismo país – Mary Ann Woodhouse.

portrait_of_mary_ann_mantell

Un retrato de Mary Ann Mantell. De Wikipedia.

Mary Ann nació en 1799 en Inglaterra. Se casó con un doctor (Gideon Mantell) a los 20 años y cambió su nombre a Mary Ann Mantell. Ella iba con él a visitar a los pacientes. En una de esas ocasiones, ella lo estaba esperando afuera y fue a examinar la grava de una calle recientemente pavimentada. ¡Entre las piedras encontró unos dientes grandes (pero miren la nota abajo)!

actual-tooth

Uno de los dientes que encontró Mary Ann. Foto del Te Papa Tongarewa Museo de Nueva Zelanda.

Ella le mostró los dientes que había encontrado a Gideon quien también era un paleontólogo amateur. Él se dió cuenta que los dientes pertenecían a algo nuevo y consultó con otros paleontólogos para descubrir que los dientes pertenecían a un herbívoro grande y anciano. Le dió el nombre de Iguanodon (por “diente de iguana”) a este dinosaurio y escribió un libro sobre éste y otros fósiles del área con la ayuda de Mary Ann quien hizo todas las ilustraciones de los fósiles.

teeth

Una ilustración de los dientes que Mary Ann hizo. De Wikipedia.

 

Nota: Aunque Mary Ann hizo las ilustraciones para el libro, su descubrimiento de los dientes es aún discutido. Una vez que haga más investigaciones, editaré este artículo.

Ella Vende Caracoles a Orillas del Mar

Esta semana, les voy a contar sobre Mary Anning, la primera paleontóloga bien conocida, quien inspiró el trabalenguas “Vende Mariscos”.

Mary nació en 1799 en Lyme Regis, un pueblo al lado del mar, en Inglaterra. La costa de Lyme Regis tiene un acantilado con sedimentos del Jurásico (acerca de 200 millones de años atrás).

screen-shot-2016-11-24-at-11-17-29-am

Mapa de Lyme Regis, Inglaterra.

Cuando Mary tenía 15 meses, fue alcanzada por un rayo y sobrevivió, lo cual hizo que la gente del pueblo la considerara una niña milagro. Ella aprendió a leer y a escribir en su escuela local, pero además de eso su educación fue muy limitada.

Ella vivía con sus padres, Richard y Molly, y su hermano mayor, Joseph. Su papá construía muebles y suplementaba sus ingresos vendiendo fósiles, que encontraba en la costa, a los turistas que pasaban por el pueblo. Muchas veces llevaba a Joseph y Mary con él para buscar fósiles en la playa. Cuando su papa murió en 1810, Mary continuó buscando fósiles para proveer de una fuente de ingresos a su familia. Junto con su hermano, Mary encontró el esqueleto de un ictiosaurio en la playa. Lo vendieron y eventualmente terminó en el Museo Británico.

marys-ichthyosaur

El ictiosaurio que Joseph y Mary Anning descubrieron cuando eran niños.

Mary bajaba a la playa con su perro, Tray, para buscar más amonitas, belemnitas, vértebras y otros fósiles. Los llevaba a su casa, los limpiaba y, en las tardes, los vendía en la calle en el pueblo.

mary_anning_painting

Un retrato de Mary con su perro, Tray.

Eventualmente, Mary ganó suficiente plata como para abrir su propio negocio. Los fósiles que encontró eran tan buenos que atrajeron la atención de los científicos de la época. Ella encontró el primer espécimen Británico de un pterosaurio y el primer plesiosaurio completo. Ella hizo disecciones de calamares y peces para entender más sobre los animales que estaba encontrando.

mary_anning_plesiosaurus

Una ilustración que hizo Mary y sus apuntes del plesiosaurio que descubrio.

Aunque no le estaba permitido hacerse miembro de la nueva Sociedad Geológica de Londres (en esos tiempos, las mujeres no eran aceptadas como miembros de la Sociedad), mucho de sus hallazgos e investigaciones fueron presentadas ahí a través de los hombres a los cuales ella vendió sus fósiles.  Muchas veces, no le dieron ningún crédito. A medida que su reputación crecía, sus amigos científicos comenzaron a adoptar sus ideas más fácilmente. Sin embargo, los tiempos eran difíciles para Mary porque le era difícil ganar dinero. Sus amigos geólogos, Henry de la Beche y William Buckland, la ayudaron en esos momentos. William incluso convenció a la Asociación Británica para el Adelanto de la Ciencia en darle una pensión anual por su tremendo trabajo.

Mary murió de cáncer de mama a una temprana edad en 1847, pero tuvo un impacto tremendo en la paleontología. Por su trabajo, sabemos que las piedras en los intestinos de los ictiosaurios y de los plesiosaurios actualmente son heces fosilizadas (llamados cololites).

coprolites1-by-buckland-1835

Las cololitas son heces preservados adentro del cuerpo. Las coprolitas, ilustradas aquí por William Buckland (1835), son heces preservadas afuera del cuerpo.

Mary empezó su vida con muy poco y aunque sólo tuvo unos pocos años de educación formal, ella trabajó todos los días para aprender algo nuevo, encontrar más fósiles y compartir su trabajo con otros.

Una Nueva Serie

Esta semana, voy a hacer algo un poco diferente. En lugar de hablar de las últimas noticias paleontológicas, quiero usar este espacio para hablar de un tema muy importante para mí: crear un ambiente de apoyo para las mujeres y otros grupos subrepresentados en las ciencias.

Aunque hay muchas mujeres jóvenes interesadas en carreras en las ciencias, tecnología,  ingeniería, y matemáticas, la proporción de mujeres en profesorados en estas carreras es notablemente baja (24.3%). Las minorías representan una fracción aún más pequeña de los profesorados (6.2%).

Yo soy una mujer Hispana, (y por tanto pertenezco a  ambos grupos: mujeres y minorías), y unos de mis objetivos profesionales es mejorar estos números. Una de las maneras en que decidí hacer eso es trabajar conjuntamente con una colega (Abby West) y una artista maravillosa (Amy Gardiner) para crear un libro para chicos sobre las Mujeres en Paleontología! Cuando Abby y yo estábamos creciendo, no teníamos ningún modelo femenino a seguir en paleontología porque la información no estaba disponible. Queremos que todas las mujeres jóvenes de todos los orígenes puedan tener una fuente de inspiración para aprender más sobre paleontología.

No hay mucha gente fuera del ambiente de la paleontología que saben cuántas mujeres están en ese campo. Este libro va a presentar biografías de las mujeres que están actualmente en nuestro campo, explicando cómo se interesaron en la ciencia y la paleontología, y lo que están investigando. Vamos a abarcar intencionalmente todo el espectro de carreras en paleontología (artistas, profesoras, curadoras, preparodoras, etc.). El libro también va a tener una sección de historia – describiendo con precisión los descubrimientos de las primeras mujeres en paleontología, presentando la vida y los trabajos de mujeres como Mary Anning, Louise Kellog, Tilly Edinger y muchas más.

El objeto de este libro es mostrar la diversidad de investigaciones, etnias, intereses y rutas a la paleontología en una manera vistosa y divertida que va a entusiasmar a los chicos a seguir sus sueños. El libro va estar publicado en ambos idiomas, Inglés y Español así más chicos lo pueden leer.

Vamos a iniciar una campaña para financiar este proyecto a principios de 2017. Hasta entonces, voy a usar este blog para presentar la historia de una de las mujeres del libro una vez por mes. Si quieren seguir el progreso de este proyecto, por favor anótense en nuestra hoja informativa [aquí].

 

1024px-mary_anning_by_b-_j-_donne

Retrato famoso de Mary Anning con su perro, Tray.

*Statistics de National Science Foundation 2013