¿Si No Fuimos Nosotros, Quién Fue?

La semana pasada, se publicó un [artículo] que nos presentó con un nuevo misterio. El artículo describe un hueso fósil de mastodonte de San Diego (California, USA), pero el hueso mismo no es tan interesante como las marcas que tenía en su superficie.

Empecemos con un poco de antecedentes. Los mastodontes son elefantes extinguidos, parientes distantes de los elefantes modernos. Ellos vivieron del Mioceno hasta el Pleistoceno (23 millones de años atrás hasta 11,000 años atrás) en América del Norte y en Eurasia. La forma de sus dientes nos indica que comían plantas variadas.

El mastodonte Americano (a la izquierda) comparado con el mamut y el elefante Africano. De la Encyclopedia Britannica.

Los mastodontes aparentemente eran muy deliciosos y un recurso de comida para los humanos. Esto nos lleva al artículo de esta semana. En San Diego, hay un sitio arqueológico donde los autores encontraron un hueso de un mastodonte que fue quebrado con herramientas de piedra. El hueso y el molar que estaban quebrados tenían fracturas espirales indicando que se quebraron cuando estaban frescos y no durante el proceso de fosilización. Dos adoquines grandes hechos de andesita (una roca volcánica) fueron hallados al lado de los huesos y se interpretan como martillos y yunques.

Figura suplemental 3 del artículo. El imagen a la izquierda esta mostrando una costilla del mastodonte a la izquierda y una piedra martillo a la derecha. El imagen a la derecha muestra otra piedra martillo.

Experimentos modernos usando herramientas de piedras en huesos de vacas y elefantes producen las mismas fracturas que las que se encontraron en este espécimen de mastodonte. Es muy claro que alguien estaba usando herramientas de piedra para romper el hueso, probablemente para llegar al interior de la nutritiva médula ósea. Los autores también analizaron la edad del espécimen y encontraron que fue enterrado apróximadamente hace 130,000 años atrás.

Un mapa mundial (desde el Norte mirando para abajo) mostrando las rutas y edades de migración de los Homo sapiens. De Wikipedia.

Aquí es donde surge el misterio. Los Homo sapiens (nuestra especie) estaban viviendo en África y sólo estaban empezando a emigrar a Eurasia en ese momento. No llegamos a las Américas hasta hace 15,000 años atrás. Este espécimen en San Diego es 115,000 años más viejo. Así que, les pregunto: ¿Si no fuimos nosotros, quien fue? Otras especies de Homo no inmigraron a las Américas y otros animales de ese tiempo y lugar no usaron herramientas, así que la pregunta está abierta. Tal vez había una especie  de Homo viviendo en las Américas que todavía no conocemos.

Terminaré este artículo diciendo que muchos expertos de este tema están debatiendo este descubrimiento y las conclusiones que discuten los autores, así que tenemos que mantenernos atentos para ver como se resuelve este misterio.

Un Mamut en el Metro

La semana pasada, trabajadores de la construcción hallaron los restos de un gigante lanoso durante la expansión de la Línea Violeta del Metro de Los Ángeles (California, USA). Ellos tuvieron mucho cuidado y pararon la construcción para que los paleontólogos pudieran evaluar los fósiles, enyesarlos y sacarlos para llevarlos al laboratorio. Los fósiles eventualmente van a estar en el Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles.

¿Pero qué encontraron? Los trabajadores encontraron una sección de colmillo de tres pies (1 metro) de largo y unos fragmentos de unos dientes de mastodonte. Cuando los paleontólogos empezaron a trabajar encontraron parte de un cráneo con colmillos de un individuo más joven. Estas partes pertenecían a un mamut o a un mastodonte.

fossilskull1-from-la-metro

Dra. Ashley Leger (izquierda) y Bethany Ader (derecha) excavando el fósil. De LA Metro.

Tal vez tengas curiosidad en saber la diferencia entre un mamut y un mastodonte. Después de todo, ambos son elefantes grandes y extinguidos. Un mamut tiene dientes destinados a consumir pasto. El pasto tiene bolitas de arena (sílice) incrustadas en sus fibras, así que, para comerlo, los animales tienen que tener dientes que puedan pulverizar la fibra. El sílice es muy duro y puede desgastar los dientes, así que los animales que lo comen tienen dientes que son muy altos (llamados dientes con coronas extendidas) para que mientras el diente se desgasta, más diente está disponible para masticar. Los mastodontes comían mayormente hojas, frutas y otro material vegetal, pero nada de pasto. Sus dientes podían ser más cortos (dientes con coronas cortas) y tenían crestas más grandes para masticar las plantas.

mastodonmammoth-bluff-country-fossils

Un diente de un mastodonte a la izquierda y de un mamut a la derecha. Foto de Bluff Country Fossils.

Ambos, los mamuts y los mastodontes se encuentran en muchos lugares de América del Norte porque durante la última época glacial (cerca de 24,000 años atrás) el clima y el hábitat en América del Norte era mucho más frío y seco de lo que es hoy en día. Se empezaron a extinguir cuando el clima comenzó a calentarse, pero la causa exacta de su extinción no se conoce. Una población de mamuts sobrevivió mucho más que los otros, en una isla de Alaska – podés leer sobre ellos [aquí].

Por ahora, los fósiles están seguros. Si los trabajadores encuentran más fósiles, tal vez vamos a entender más sobre esta población de elefantes extinguidos.