Hormigas del Infierno del Cretáceo

A principios de setiembre, se publicó un [artículo] que describe a una nueva especie de hormiga. ¡Pero no era una hormiga cualquiera! Era una hormiga del infierno del Cretáceo que fue preservada en ámbar en Burma.

Una foto de la hormiga del infierno en ámbar. Los autores nombraron a la nueve especies Linguamyrmex vladi.

Este grupo de hormigas está extinguido y se encuentra solamente en sedimentos Cretácicos (específicamente de alrededor de 98 millones de años atrás). Como el ámbar es transparente, los autores tomaron imágenes de alta resolución de la hormiga a través del ámbar. También lo escanearon con TC.

Figura 3 del artículo mostrando una reconstrucción de la hormiga.

Ellos encontraron que esta hormiga tenía un cuerno grande que salía de su cabeza y una mandíbula como una guadaña. Una guadaña es una herramienta de metal que se usa para cortar pastos altos. También es el instrumento con el cual se representa la Muerte.

La Muerte, con su guadaña. De aqui.

Estas mandíbulas se usaban para enclavijar y perforar a las larvas suaves pero no se podían usar para masticar. En cambio, los autores piensan que después de perforar a la presa, las mandíbulas encauzaban la sangre hasta la curva de la mandíbula y, después, pequeños pelos y la succión arrastraban la sangre hacia adentro de la boca de la hormiga. ¡Esta hormiga chupaba sangre como un vampiro!

Figure 4 from the paper showing the hell ant and its prey.

Finalmente, el análisis de TC mostró que las mandíbulas eran más densas que la cabeza. Este análisis también indicó que esta densidad aumentada se debía a la existencia de metales en la mandíbula. Estas hormigas absorbían metales de su medio ambiente y los usaban para fortalecer sus mandíbulas. Es desafortunado que este grupo de hormigas esté extinguido – harían un impresionante espectáculo natural!