Las Chitas, Las Orejas, y las Persecuciones a Alta Velocidad

¡Volví! Pasé las últimas semanas de diciembre y buena parte de enero terminando y enviando Ella encontró fósiles, el [libro] sobre mujeres paleontólogas que Abby West, Amy Gardiner y yo escribimos. También participé en el congreso anual de la Sociedad de Biología Integrativa y Comparativa en San Francisco y aprendí un montón. Ahora espero volver a poner nuevos artículos aquí una vez por semana.

La semana pasada, se publicó un [artículo] que examinó las orejas de las chitas y sus gatos parientes. Las chitas son los animales de la tierra más veloces de hoy. Tienen puntos y rayas en sus caras y pequeñas melenas cuando son bebés.

Una chita con su cachorro. De BBC.

Las chitas están especializados para correr a alta velocidad para cazar antílopes chicos. Sus cuerpos enteros están adaptados para correr: tienen pechos profundos para tener pulmones más grandes y más flujo de oxígeno, espaldas flexibles para hacer sus pasos más largos, colas largas que usan para girar y sus garras no se retractan por completo para agarrarse mejor al suelo. Todas estas características les ayudan a atrapar a su presa.

¿Pero cuándo se hicieron tan rápidos las chitas? Este nuevo estudio mira a sus oídos internos. El oído interno no nos ayuda con la audición, pero nos dice cuán rápido y en qué dirección estamos moviendo nuestras cabezas. También trabaja con el sistema visual del cerebro para estabilizar la cabeza así lo que vemos está estable y no borroso.

Las partes del oído. El oído interno es la porción que se ocupa del equilibrio y moción de la cabeza. De aqui.

Este artículo uso escaneos de TC para mirar al oído interno de las chitas, de otros gatos grandes (como leones y pumas) y de una especie de chita extinguido. Analizando el tamaño de las varias partes, los autores descifraron cuanto cada gato estaba adaptado para correr a alta velocidad. Cuanto más grandes los componentes del oído interno, mejor el gato estaría para mantener su visión estable a altas velocidades.

El oído interno de la chita extinguida (en el medio) y moderna (abajo). Pueden ver como la chita moderna tiene componentes más grandes y anchas que la chita extinguida. Ilustración por M. Grohé.

Los autores encontraron que la chita moderno tiene componentes de su oído interno más grandes que los de la chita extinguido. Esto indica que la chita extinguido probablemente no estaba especializado en correr a alta velocidad y que la persecución a alta velocidad evolucionó más recientemente en las chitas modernos.

Una chita sonriendo. De Caters News Agency.

Vegavis y los Bocinazos del Cretáceo

A mediados de octubre, se publicó un [artículo] que describió el primer aparato fonador de los pájaros jamás encontrado en un ave antigua. Sumerjámonos en esta historia!

Cerca de la costa de la Antártida hay una isla llamada Vega. Queda al este de la Península Antártica.

screen-shot-2016-11-16-at-9-55-51-am

Un mapa de Google de la Isla Vega, Antártica.

Dos especímenes del pato extinguido, Vegavis iaai fueron encontrados en esa isla en los 1990s. El nombre Vegavis iaai quiere decir ‘pájaro de Vega’: “Vega” por la isla donde fue encontrado, “avis” quiere decir ‘ave’ en latín y “iaai” es por el Instituto Antártico Argentino (IAA), que dirigió la expedición. Los fósiles son del Cretáceo Tardío (69-66 millones de años atrás).

vegavis

Un Vegavis por M. Skrepnick.

Estos especímenes son maravillosos porque nos muestran que algunos grupos de aves modernos, como los patos, ya existían en el Cretáceo Tardío. Pero esta historia se hace más fascinante aún. Los autores de este estudio hicieron escaneos de TC y notaron algo que nunca antes se había encontrado en un fósil de dinosaurio.

¡Este espécimen tenía su aparato fonador preservado en su pecho! Muchos animales producen sonidos con sus laringes (una sección de la tráquea que contiene las cuerdas vocales). En los pájaros, el aparato fonador (llamado la siringe) está en realidad más abajo en el pecho, en la base de la tráquea.

larynx syrinx english

Un aparato fonador de un mamífero a la izquierda y un aparato fonador de un pájaro a la derecha. Imágenes modificados de los Institutos Nacionales de Salud y el laboratorio de pájaros de la Universidad de Cornell.

Esta estructura está hecha de cartílago y se puede convertir en fósil más fácilmente que los tejidos suaves, sin embargo, nadie había encontrado un fósil con una siringe hasta ahora. Usando los escaneos de TC, los autores encontraron que la siringe tiene anillos fundidos, que es una característica usualmente encontrada en pájaros más modernos. También encontraron que la siringe es un poco asimétrica, característica que sólo se encuentra en los pájaros que tienen dos fuentes de sonido. Algunas veces esta asimetría se puede usar para identificar el sexo del pájaro, porque los machos tienen las siringes más asimétricas.

image_4274f-vegavis-iaai-n-fuller-ut-austin-sayo-art

Un Vegavis con su siringe por N. Fuller/Sayo Art/UT Austin.

Debido a que el Vegavis pertenece a los patos y debido a las características de la siringe, los autores piensan que el Vegavis probablemente producía bocinazos y otros sonidos simples como los de los patos y gansos modernos.

La pregunta es – ¿por qué encontramos las siringes solamente en el Cretáceo Tardío? Los cocodrilos tienen una laringe que nada más tiene un poco de componente mineral, que quiere decir que no se fosiliza muy bien. No sabemos lo que tenían los dinosaurios, pero sabemos que en algún momento tuvieron que evolucionar una siringe ya que los pájaros la tienen hoy. Quizás no encontramos siringes más tempranas porque sólo se evolucionaron más tarde en la evolución de pájaros. O tal vez vamos a encontrar siringes más tempranas en el registro fósil. ¿Ustedes que piensan que vamos a encontrar?