Un Nuevo Bebé de Pajarito

Esta semana, se publicó un [artículo] que describe una nueva enantiornita bebé. Las enantiornitas eran pájaros tempranos, parientes cercanos de los pájaros de hoy, pero que forman parte de un grupo distinto. Todas las enantiornitas se extinguieron a fines del período Cretáceo.

Una enantiornita. Por S. Abramowicz.

Este artículo describe un fósil del Cretáceo Temprano de España que preserva la mayoría del esqueleto. Es un espécimen remarcable porque murió alrededor del momento de su nacimiento. Su temprana edad nos brinda una visión especial de cómo los esqueletos de las enantiornitas se desarrollaban durante sus vidas.

Figura 1 del artículo mostrando el fósil. La cabeza esta hacia arriba y la cara esta mirando hacia la derecha.

De todos los huesos en este fósil, el esternón y la cola nos dán la mayor información sobre los esqueletos de las enantiornitas. El esternón es el hueso grande del pecho que ancla los músculos de vuelo. Este fósil muestra que el esternón se empezaba a osificar (o transformarse en hueso) más tarde que los otros huesos del esqueleto. Se osificaba en una forma complicada que es diferente a lo que vemos en otras enantiornitas y en los pájaros modernos.

Figura 4g del artículo mostrando la sequencia de osificación del esternón. Empieza hecho de cartílago (gris), y se empieza a osificar en las secciones rojas, azules, y amarillas. El hueso crece desde esos puntos hasta que el esternón entero esta formado de hueso.

La cola en los pájaros usualmente está unida a un hueso llamado el pigóstilo. En pájaros jóvenes, las vértebras todavía están separadas. Este fósil tiene más vertebras separadas que las enantiornitas adultas.

Figura 4 d y e del artículo mostrando una cola de una enantiornita adulta a la izquierda y de un bebé a la derecha.

Estas dos características son un poco diferentes a lo que observamos en otras enantiornitas y en los pájaros modernos. Esto nos indica que, aunque son muy similares a los pájaros modernos en lo externo, las enantiornitas estaban desarrollando sus esqueletos en forma diferente. Por último, esto nos podrá informar sobre las distintas estrategias de desarrollo que vemos en los pájaros modernos (algunos pueden caminar o volar cuando salen del huevo y otros tardan semanas o años para madurar del todo).

Figura 7 del artículo mostrando una reconstrucción del bebé. Las siluetas muestran el tamaño del bebé comparado con una cucaracha del mismo tiempo. Por R. Martín.

Huevos y Nidos de Pterosaurios

La semana pasada, se publicó un [artículo] que describe un hallazgo maravilloso. En China, en sedimentos que datan del Cretáceo Temprano, ¡los autores encontraron más de 200 huevos de pterosaurios! Recuerden que los pterosaurios son reptiles que volaban y que vivían junto a los dinosaurios, pero que no eran dinosaurios. Usando un espécimen de un adulto que se encontró con los huevos, los autores identificaron a los fósiles como pertenecientes al Hamipterus tianshanensis.

Una reconstrucción de Hamipterus hecho por C. Zhao.

Los huevos de los pterosaurios están preservados en 3 dimensiones, que es una cosa rara en sí misma. Los autores usaron escaneos de TC e hicieron una preparación muy cuidadosa para mirar dentro de los huevos. De los más de 200 huevos, 16 tenían partes de embriones. Los restantes estaban llenos de sedimentos, lo cual ayudó a que quedaran en 3 dimensiones cuando se fosilizaron.

Figura 2A del artículo mostrando los huevos y unos huesos del adulto.

Los embriones mostraron niveles diferentes de desarrollo, indicando que tenían distintas edades (y que fueron puestos en diferentes momentos). Esto nos dice que muchos pterosaurios adultos estaban haciendo sus nidos juntos y poniendo sus huevos alrededor del mismo tiempo. Los embriones también mostraban que sus piernas estaban más desarrolladas que sus brazos, incluso en embriones que estaban cerca de salir del cascarón. Esto nos dice que estos pterosaurios bebés no podían volar cuando nacían, pero probablemente podían caminar. Por esta razón, los padres probablemente tenían que cuidar a los bebés hasta que aprendieran a volar.

Los autores piensan que una tormenta pasó por el lugar cuando los pterosaurios estaban anidando y arrastró a los huevos y a algunos adultos hasta un lago cercano. Podría haber más huevos debajo de la primera capa así que, tal vez, hay más por descubrir en este hallazgo maravilloso.