Un Cuento de Dos Peces (Primera Parte)

Hoy comenzamos con un pez que vive en cuevas llamado Cryptotora thamicola. Es un pez, pero vive en una cueva. Las cuevas son ambientes realmente interesantes porque se vuelven aislados muy rápidamente – como las islas, pero debajo de la superficie de la tierra. Así que cuando los animals se quedan atrapados en las cuevas, se especializan y se hacen únicos. La especialización es el proceso por el cual una especie se transforma en dos especies. Usualmente esto ocurre cuando una parte de la especie se aisla accidentalmente al formarse barreras naturales (como montañas u océanos), pero otras veces parte de la especie puede emigrar a un área nueva, sus individuos se aislan y se convierten en otra especie. También hay otras maneras de volverse una nueva especie, pero éstas son menos importantes para la historia de hoy.

Luray Caverns Dream Lake

Lago de Sueños en las Cavernas Luray, Virginia. La pueden visitar!

Así que la cuevas son especiales porque realmente son ambientes únicos y los animales que viven en ellas tienen que especializarse y así se convierten en una nueva especie. Esto es lo que le sucedió al pez de cuevas Cryptotora thamicola.

Cryptotorathamicola

Cryptotora thamicola

El Cryptotora thamicola es especial porque puede escalar cascadas y también puede caminar en los ríos contra la corriente. Hay otras especies de peces que pueden caminar afuera del agua (como los pulmonados), pero lo hacen usando sus colas para empujarse hacia adelante. Hay otros peces que pueden escalar cascadas (como algunos gobios de Hawai), pero lo hacen aspirando en las rocas con sus caras.

Antes de explicar porqué el Cryptotora thamicola es diferente, tenemos que hablar un poquito sobre anatomía. Recuerdan la canción “el hueso del muslo unido al hueso de la cadera… el hueso de la cadera unido a la columna vertebral …”:

Tu pelvis y en realidad el pelvis de todos los animales terrestres (o los que tenian parientes terrestres) está formado por tres huesos: el ilion, el isquion, y el pubis. Estos tres huesos se unen, o articulan, y le dan a tu fémur (el hueso del muslo) un lugar para rotar así podes mover tus piernas. Tu pelvis está unida firmemente a tu columna vertebral así todo está unido y tus músculos ayudan a soportar esa conexión y a mover tus piernas.

pelvisall

A) Un pelvis humano desde adelante. B) Un pelvis humano desde el costado, mirando hacia la derecha. C) Dos pelvises de dinosaurio (arriba es un ornitiscio, abajo es un sauriscio) ambos mirando a la isquierda.

Los peces no tienen eso porque no tienen que usar sus aletas traseras para moverse. Lo poquitito de hueso que une a sus aletas traseras está conectado a sus columna vertebral con músculos y no con huesos.

Fig 3c

Fig 3C del artículo. Azul son las aletas traseras. Bronceado es el hueso adonde se unen las aletas.

Nuestro amigo el Cryptotora thamicola desarrolló una cadera de hueso, [convergente] a los que tenemos nosotros como habitantes terrestres. Esta cadera de hueso ayuda a soportar las aletas traseras y les de la estabilidad y la fuerza para mover sus cuerpos como hacen los anfibios y reptiles.

Fig4a

Fig 4A del artículo:Un pelvis del Cryptotora thamicola. Aparece como el nuestro, pero esta hecho de una manera diferente y se evoluciono solamente en este pez pero no en sus otros parientes.

Estos son peces que caminan como las salamandras! Estos peces nos pueden indicar como los tetrápodos (los animales que tienen 4 extremidades) tempranos comenzaron a poder caminar en tierra.

Video suplementario del artículo.

Vuelvan mañana para el Cuento de Dos Peces (Segunda Parte).