Un Viejo Dinosaurio con Nueva Información

A mediados de este mes, se publicó un [estudio] con un resultado sorprendente sobre la historia temprana de los dinosaurios. Como ya hemos comentado anteriormente, los dinosaurios vienen en dos sabores generales: Ornitisquios y Saurisquios [o tal vez no]. Los ornitisquios incluyen a diversos herbívoros como el Stegosaurio, el Triceratops, el Pachycephalosaurus y otros. Todos tienen un hueso predentario (un hueso en frente del dentario) y un pubis (parte de la cadera) que apunta hacia atrás. El hueso predentario soportaba un pico para cortar las plantas y el pubis apuntando hacia atrás dejaba más espacio para los intestinos – dos características necesarias para comer muchas plantas. Los saurisquios incluyen a los dinosaurios con cuellos largos (los saurópodos) y los terópodos carnívoros como el Tyrannosaurus rex, el Velociraptor, el Coelophysis y otros. Ellos tienen un pubis que apunta hacia adelante y no tienen un hueso predentario.

Una comparación de las caderas de los saurisquios (arriba) y los ornitisquios (abajo). El pubis esta en verde. De Britannica y Everything Dinosaur.

La historia temprana de los dinosaurios es poco clara, en parte porque muchos de los dinosaurios más tempranos parecen similares. Este estudio examinó un dinosaurio llamado Chilesaurus diegosuarezi, que se había identificado previamente como un terópodo. Tiene un pubis que apunta hacia atrás, pero no tiene un hueso predentario. Esto es una combinación que no se ve en cualquier otro dinosaurio.

Figura 2 B y D del artículo mostrando el dentario (izquierda) y la cadera (derecha) de Chilesaurus.

Los autores agregaron al Chilesaurus en un conjunto de datos de otros 75 dinosaurios y más de 450 características. La computadora hizo un análisis filogenético (un análisis de relaciones familiares) usando el conjunto de datos. ¡Su nuevo análisis concluyó que este dinosaurio actualmente era un ornitisquio temprano y no un terópodo! Nos muestra que las características que ayudaron a los ornitisquios a comer más plantas, evolucionaron en etapas y no todas al mismo tiempo. Primero, el pubis apuntó hacia atrás para dejar más espacio para los intestinos. Después, el hueso predantario se formó y creó un pico para cortar las plantas más fácilmente.

Este análisis muestra que algunas veces tenemos que volver y reexaminar nuestros resultados para tener una imagen más clara del pasado.

An Old Dinosaur with New Information

Earlier this month, a study was [published] with a surprising result about the early history of dinosaurs. As we have previously discussed, dinosaurs come in 2 general flavors: Ornithischians and Saurischians [or maybe not]. Ornithischians include the diverse herbivores like Stegosaurus, Triceratops, Pachycephalosaurus, and others. They all have a predentary bone (a bone in the front of the upper jaw) and a pubis that points backwards (part of the hip). The predentary bone supported a beak for chopping plants and the backwards pointing pubis allowed for more space for guts – both necessary features for eating a lot of plants. Saurischians include the long-necked sauropods, and meat-eating theropods, like Tyrannosaurus rex, Velociraptor, Coelophysis, and others. They have a pubis that points forward and no predentary bone.

A comparison of saurischian (top) and ornithischian (bottom) hips. The pubis is in green. From Britannica and Everything Dinosaur.

The early history of dinosaurs is a bit unclear partly because many of the earliest dinosaurs look very similar. This study examined a dinosaur named Chilesaurus diegosuarezi, which had been previously identified as a theropod. It has a backwards pointing pubis, but no predentary bone. This is not a combination that is seen in any other dinosaur.

Figure 2 B and D from the paper showing the dentary (left) and hips (right) of Chilesaurus.

The authors put Chilesaurus into a data set with 75 other dinosaurs and over 450 characters. The computer then ran a phylogenetic analysis (an analysis of evolutionary relationships) using the data set. Their new analysis concluded that this dinosaur was actually an early ornithischian and not a theropod! It shows us that the traits that helped ornithischians eat more plants evolved in stages and not all at once. First, the pubis turned backwards to allow for more gut space. Later on, the predentary bone formed and created a beak to easily chop plants.

This analysis shows that sometimes we need to go back and retest our results to get a clearer picture of the past.