¡Miren Esas Ventosas!

Los cefalópodos (pulpos, calamares, nautilos y sepias) son maravillosos por muchas razones. El Nautilis es la representación viviente más cercana a lo que eran los amonites.

El Nautilis en todo su gloria. De Wikipedia.

Los pulpos son muy inteligentes y pueden cambiar el color y la *textura* de su piel.

¡Una especie de calamar puede crecer hasta 10-13 metros de largo! Y las sepias son muy adorables.

Una sepia a la izquierda, y un Calamar Bobtail (pariente cercano de las sepias) a la derecha.

Los cefalópodos son moluscos; los moluscos también incluyen a los caracoles, las babosas y los bivalvos. Los cefalópodos son mayormente de tejidos suaves, con la excepción de el caparazón en las sepias que es un vestigio del caracol. Como ya sabemos, los tejidos suaves son más difíciles de fosilizar y, por lo tanto, no encontramos tantos cefalópodos en el registro fósil si no tienen caparazones grandes.

Figura 1A del artículo mostrando una foto del especimen con los nuevos numeros de los brazos.

En Diciembre, se publicó un [estudio] que redescribió un fósil de pulpo del Periodo Jurásico (201-145 millones de años atrás) de Francia. Específicamente, el fósil es de 165 millones de años atrás y se llama Proteroctopus ribeti. Los autores usaron la tomografía computarizada (TC) de sincrotrón para crear imágenes del fósil. Para los interesados, la TC de sincrotrón usa radiación con más energía y un rayo con diferente geometría para crear imágenes con más contraste que las que fueron creadas con la TC regular.

Usando estas imágenes, los autores encontraron 2 ojos bien preservados, pudieron renumerar los 8 brazos y vieron otros detalles que eran previamente desconocidos. Estos detalles incluyeron la ausencia del saco de tinta y la morfología de las ventosas de los brazos. Encontraron que las ventosas estaban presentes en dos filas que estaban colocadas oblicuamente (así que las ventosas estaban colocadas en 2 filas pero no en pares, sino que, más bien, formando un zigzag en el brazo).

Figura 1C del artículo mostrando un imagen de TC de las ventosas en un brazo.

Usando estos detalles del cuerpo, los autores agregaron esta especie en un análisis de relaciones evolucionarias (llamado análisis filogenético). Este análisis puso al Proteroctopus ribeti en el clado Vampyropoda. Esto quiere decir que el Proteroctopus es un pariente más cercano a los pulpos que a los calamares, las sepias o los nautilos. Los vampyrópodos también incluyen a mi pulpo favorito, el Vampyroteuthis infernalis (‘el calamar vampiro del infierno’, que es actualmente un pulpo, no un calamar).

Un Vampyroteuthis infernalis mostrandote sus tentaculos. Cuando esta amenazado, envuelve su cabeza con sus tentaculos y usa los ganchos para protección. De aqui.

Ahora, el Proteroctopus tiene ventosas, no ganchos, pero la colocación de las ventosas nos indica que la diversidad de las ventosas era grande en el Jurásico. Los autores también dicen que más fósiles deberán ser analizados con la TC para entender mejor las morfologías ancestrales y las relaciones familiares de este grupo.

¡Hasta la próxima semana!