La Nutria Gigante Extinguida y su Mordisco Gigantesco

La semana pasada, se publicó un [artículo] sobre la habilidad de morder de la nutria gigante extinta, Siamogale melilutra. El [descubrimiento] de esta nutria en el suroeste de China se publicó en enero de este año. Vivió durante el Mioceno (23-5.3 millones de años atrás). El Siamogale pesaba alrededor de 50 kg (110 libras) y es la nutria más grande que se ha encontrado.

Una reconstrucción de el Siamogale hecho por M. Antón.

Las nutrias que viven hoy tienen un rango de tamaños de entre 4 kg (9 libras) y 45 kg (100 libras). Viven por todo el mundo en aguas dulces y saladas. Y son realmente lindos.

Dos nutrias tomados de la mano. De Wikipedia.

Este nuevo artículo compara la mecánica de la mandíbula de todas las nutrias que viven hoy. La mecánica de la mandíbula incluye cuanta fuerza pueden aplicar, el volumen de los músculos, la rigidez de la mandíbula y cuán eficiente la mandíbula es cuando muerden. Los autores usaron la información de la mecánica de la mandíbula de todas las especies vivas para calcular la mecánica del Siamogale. Luego, los autores hicieron escaneos de TC de todos los cráneos y probaron la mecánica usando programas de computadora.

Figura 4 del artículo mostrando los modelos digitales de la nutria gigante y de el Siamogale. Áreas en rojo tienen más estrés, áreas en azul tienen menos estrés.

¡Ellos encontraron que el Siamogale tuvo una mandíbula 6 veces más rígida que cualquiera de las nutrias que viven hoy! Esto indica que el Siamogale tenía un mordisco super poderoso. Probablemente usaba este mordisco para comer alimentos como las almejas que tienen que ser abiertas para poder disfrutarse. Algunas de las nutrias de hoy usan herramientas para poder abrir los caracoles. Otras nutrias de hoy usan sus mordiscos poderosos. El mordisco super poderoso del Siamogale probablemente le dejó comer alimentos que otros animales de la época no podían comer.

The Giant Extinct Otter and its Giant Bite

Last week, an [article] was published that talked about the biting ability of the extinct giant otter, Siamogale melilutra. The [discovery] of this otter in south-western China was published in January of this year. It lived during the Miocene (23-5.3 million years ago). Siamogale weighed about 50 kg (110 pounds) and is the largest otter to have been found.

A reconstruction of Siamogale by M. Antón.

Living otters have a range of sizes from 4 kg (9 pounds) to 45 kg (100 pounds). They live all over the world in fresh and marine waters. And they’re really cute.

Otters holding hands. From Wikipedia.

This new paper compared the jaw mechanics of all of the living otters. Jaw mechanics include things like how much force the jaw can handle, muscle volumes, jaw stiffness, and how efficient the jaw is when biting. The authors used the jaw mechanics information from the living species to calculate the mechanics of Siamogale. Then the authors made CT scans of all of the skulls and tested the mechanics using computer software.

Figure 4 from the paper showing the computer models for the Giant River Otter and Siamogale. Red areas have higher stress, blue areas have less stress.

They found that Siamogale had a jaw 6 times stiffer than any of the living otters! This means that Siamogale had a super powerful bite. It probably used this powerful bite to eat foods like clams that have to be cracked open to enjoy. Some of the living otters use tools to help them crack the shells. Other living otters use their powerful bite. Siamogale’s super powerful bite probably let them eat foods that other animals at the time couldn’t eat.

The Dinosaur Tree Debate Continues

This week, a [reply] to the new [dinosaur tree] from March was published. You might recall that the March paper found a new set of relationships for dinosaurs. Ornithischians and theropods were found as closest relatives, forming the group Ornithoscelida, and sauropods and a group of early dinosaurs formed another group.

Evolutionary tree of dinosaurs published in March. Made by me.

The reply paper itself is only 1 page long. The authors looked at all of the characters used in the March analysis and rewrote them based on their own examination of the fossils. They also added a few more dinosaurs that were in important places in the tree.

Evolutionary tree of dinosaurs given by this new analysis. Made by me.

The authors ran their updated characters in a new evolutionary relationship analysis. The analysis gave them the standard evolutionary tree for dinosaurs. Theropods and sauropods are closest relatives, forming the saurischians, and ornithiscians are their own group.

You might think – ok, problem solved! But in fact, the authors ran a statistical analysis on their tree to see how many changes would need to be made to find the March tree. This analysis shows that only a few would have to be made to get from their tree to the March tree. This means that the trees are not very different, statistically speaking.

Another possibility. Made by me.

The authors also found that another tree is almost equally possible – one where sauropods and ornithischians are closest relatives and the theropods are their own group! WOW! What we know for sure is that early dinosaurs from each group looked very alike and so working out how they are all related to each other is going to take more research.

El Debate sobre Árbol Genealógico de los Dinosaurios Continúa

Esta semana, se publicó una [respuesta] al nuevo [árbol genealógico de los dinosaurios] publicado en Marzo pasado. Tal vez recuerden que el artículo de Marzo encontró un nuevo conjunto de relaciones genealógicas de los dinosaurios. Se encontró que los ornitísquios y los terópodos eran parientes más cercanos, formando el grupo Ornithoscelida mientras que los saurópodos y un grupo de dinosaurios tempranos formaban otro grupo.

Árbol genealógico de los dinosaurios publicado en Marzo. Hecho por mi.

La respuesta solamente es de una página. Los autores miraron a todas las características que se usaron en el análisis de marzo y lo rehicieron en base a sus propios exámenes de los fósiles. También agregaron varios dinosaurios que estaban en posiciones importantes en el árbol genealógico.

Árbol geneológico de los dinosaurios dado por este análisis. Hecho por mi.

Los autores usaron estos datos para hacer un nuevo análisis de los parentescos familiares. El análisis les dio el árbol genealógico estándar de relaciones genealógicas de los dinosaurios. Los terópodos y saurópodos son parientes más cercanos, formando los saurísquios mientras que los ornitísquios forman su propio grupo.

Tal vez están pensando – ¡Listo, problema resuelto! Pero, en realidad, los autores hicieron un análisis estadístico de su árbol genealógico para ver cuantos cambios se necesitarían para encontrar el árbol publicado en Marzo. Este análisis indicó que sólo pocos cambios tendrían que hacerse para ir de su árbol al árbol de marzo. Esto indica que los dos árboles no son muy diferentes, hablando estadísticamente.

Otra posibilidad. Hecho por mi.

Los autores también encontraron que otro árbol genealógico es casi igualmente posible – ¡uno donde los saurópodos y los ornitísquios son parientes más cercanos y los terópodos forman su propio grupo! ¡GUAU! Lo que sabemos con certeza es que los dinosaurios tempranos de cada grupo se parecían mucho y que resolver como estaban relacionados va a requerir más investigaciones.

Una Nueva Imagen Para el Sinosauropteryx

La semana pasada, se publicó un [artículo] discutiendo el patrón de color en el dinosaurio terópodo Sinosauropteryx. Este dinosaurio era un carnívoro pequeño del Cretácico (133-120 millones de años atrás) de China.

Figura 1 del artículo mostrando uno de los especímenes de Sinosauropteryx.

Los autores sacaron fotos de 2 especímenes de Sinosauropteryx usando condiciones especiales de luz. Esto les ayudó a ver las plumas que rodean a los esqueletos. Las plumas que tienen color se preservan más fácilmente que las plumas sin color. Así que, mirando a los fósiles nos ayuda a entender como estaban distribuídos los colores en el animal. Unos artistas luego hicieron reconstrucciones mostrando como los colores hubieran aparecido en el dinosaurio. Encontraron que el Sinosauropteryx tenía una cola con rayas, una máscara de bandido y una espalda marrón con una panza blanca.

Figura 2 del artículo mostrando la reconstrucción de los colores en Sinosauropteryx.

Los autores también querían analizar lo que los colores nos pueden decir sobre el tipo de ambiente en el que vivió el Sinosauropteryx. Los animales que viven en ambientes abiertos (como los desiertos o los pastizales) usualmente tienen colores más oscuros en sus espaldas y colores más claros en sus panzas. Esto ayuda a partir la forma de su cuerpo para que a los depredadores les costara más verlos. Los animales que viven en ambientes cerrados (como los bosques) usualmente son más oscuros en todas partes y tienen menos áreas de colores más claros. Piensen en la diferencia entre un antílope que vive en los pastizales y un okapi que vive en la selva.

Un antílope a la izquierda mostrando la coloración para ambientes abiertos. Un okapi a la derecha mostrando la coloración para ambientes cerrados. El okapi viene de here.

Para hacer esto, los autores imprimieron modelos en 3D del dinosaurio y le sacaron fotos dos veces: una vez cuando había pleno sol y una vez cuando estaba nublado. Con pleno sol se imita a los ambientes abiertos y un día nublado imita a los ambientes cerrados. Los autores encontraron que las sombras proyectadas en el modelo coinciden con la distribución de los colores en el fósil. Esto indica que el Sinosauropteryx vivía en ambientes abiertos.

Figura 2B del artículo mostrando el ambiente abierto adonde vivío el Sinosauropteryx y su coloración.

El dinosaurio probablemente usaba su máscara de bandido para reducir la cantidad de sol que llegaba a sus ojos. La cola con rayas, el color oscuro en su espalda y el color claro en su panza le ayudaban a camuflarse en ambientes abiertos, haciendo más difícil que los depredadores lo vean y haciendo más difícil para que su presas lo vieran a él. Este estudio nos muestra como técnicas nuevas nos pueden ayudar a resolver preguntas de cómo vivían los dinosaurios.

A New Look for Sinosauropteryx

Last week, a [paper] came out discussing the color patterns on the theropod dinosaur Sinosauropteryx. This dinosaur was a small-bodied meat eating dinosaur from the Cretaceous (133-120 million years ago) of China.

Figure 1 from the paper showing one of the specimens of Sinosauropteryx.

The authors took photos of 2 specimens of Sinosauropteryx under special lighting conditions. This helped them see the feathers that surround the skeletons. Feathers that had color in them are preserved more easily than feathers without color. So looking at the fossils helps us understand how colors were distributed on the animal. Artists then made reconstructions to show how the colors appeared on the dinosaur. They found that Sinosauropteryx had a striped tail, a bandit mask around its eyes, and a brown back with a white belly.

Figure 2A from the paper showing the color reconstruction on Sinosauropteryx.

The authors also wanted to test what the colors could tell us about what kind of habitat Sinosauropteryx lived in. Animals that live in open habitats (like deserts or grasslands) usually have darker colors on their back and lighter colors on their bellies. This helps break up their body shape so that predators have a harder time seeing them. Animals that live in closed habitats (like forests) usually are darker everywhere and have fewer areas with lighter colors. Think of the color differences between an antelope that lives in the grasslands, and an okapi that lives in the rainforest.

An antelope on the left showing coloration for open habitats. An okapi on the right showing coloration for closed habitats. Okapi from here.

To do this, the authors 3D printed models of the dinosaur and photographed it twice: once when it was fully sunny and once when it was completely cloudy. The full sun imitates the open habitat and the cloudy day imitates the closed habitat. They found that the shadows cast on the model on the sunny day match the color distribution found on the fossils. This means that Sinosauropteryx lived in open habitats.

Figure 2B from the paper showing how the open habitat where Sinosauropteryx lived and its coloration.

It probably used its bandit mask to reduce the sunlight entering its eyes. The striped tail, dark color on its back and light color on its belly helped camouflage it in open habitats, making it harder for predators to see it, and making it harder for prey to see it coming. This study shows us how new techniques can help us answer questions about how dinosaurs lived.

Un Grupo de Reptiles Consigue una Cabeza Nueva

Esta semana, se publicó un [artículo] que describe un cráneo fósil nuevo. El cráneo pertenece a un grupo de reptiles llamados los Drepanosaurios (dre-pan-o-SAU-rios). Este grupo es bien conocido porque tenemos varios fósiles de sus cuerpos. Sus cabezas, en cambio, han sido mucho más difíciles de encontrar.

Varios drepanosaurios. De aqui.

Estos reptiles evolucionaron durante el Pérmico (alrededor de 260 millones de años atrás), pero no fueron muy diversos hasta el Triásico Tardío (alrededor de 219 millones de años atrás). Eso quiere decir que ellos sobrevivieron la extinción más grande que este planeta haya tenido – la Extinción Masiva del Pérmico-Triásico. Esto ocurrió 250 millones de años atrás y alrededor de 90% de toda la vida se extinguió.

Una aproximación de como era la Tierra durante la Extinción Masiva del Pérmico-Triásico. (Una broma – es Mordor).

¡Sin embargo, los drepanosaurios sobrevivieron! Estos pequeños reptiles se parecían a los camaleones, pero tenían unas características únicas. El nuevo fósil se llama Avicranium renestoi (“avi” para pájaro, “cranium” para cráneo, y “renesto” en honor de un paleontólogo que trabaja en este grupo).

Figura 2 del artículo mostrando una reconstrucción del cráneo. La línea cortada es la parte que falta del hocico. La nariz es hacia la izquierda.

Como indica su nombre, el cráneo muestra una mezcla de formas, algunas son muy parecidas a los pájaros y otras a los reptiles. Empecemos con las características en las que se parecen a los pájaros. El cráneo es edéntulo (no tiene dientes). También, la parte del cráneo un poco detrás de los ojos es muy abovedada. Esto hace que la caja del cráneo y el [molde endocraneano] se parezcan mucho a los de los pájaros. Estas formas son similares a las que encontramos en los pterosaurios, los pájaros modernos y los maniraptores. Algunas de las características, como la parte de atrás de la caja del cráneo y la oreja, se parecen mucho a las que encontramos en otros reptiles tempranos. Así que el Avicranium tiene una mezcla de características de los pájaros y de los reptiles que forman su cráneo.

Un análisis de relaciones familiares pone a este grupo en la base del árbol reptiliano. Esto nos indica que algunas de estas características de pájaros evolucionaron mucho más temprano en grupos no relacionados con ellos. También nos muestra que la diversidad en formas de cuerpos era mucho más amplia en el Triásico de lo que pensamos previamente.

A Group of Reptiles Gets a New Head

This week, a [paper] came out describing a new fossil skull. The skull belongs to a reptile group called Drepanosaurs (dre-PAN-o-saurs). This group is well-known as we have several fossils of the bodies. Heads, however, have been harder to find.

A few different drepanosaurs. From here.

These reptiles evolved during the Permian (sometime around 260 million years ago), but did not become a diverse group until the Late Triassic (around 219 million years ago). That means they survived the biggest extinction event this planet has experienced – the Permo-Triassic Extinction Event. This occurred at 250 million years ago and around 90% of all life went extinct.

An approximation of what Earth looked like during the Permo-Triassic Extinction. (Just kidding – it’s Mordor).

The drepanosaurs lived on, though! These little reptiles looked very much like chameleons, but had some unique traits. The new fossil is called Avicranium renestoi (“avi” for bird, “cranium” for head, and “renesto” in honor of a paleontologist who works on this group).

Figure 2 from the paper showing the reconstruction of the skull bones. The long dotted line is the missing portion of the snout. The nose is to the left.

As its name suggests, the skull shows a mix of shapes, some looking very bird-like, and some looking very reptile-like. Let’s start with the bird-like features. The skull has is edentulous (has no teeth). Also, the part of the skull slightly back from the eyes is very domed. This leads to a bird-like braincase and [endocast]. These shapes are very similar to what we find in pterosaurs, modern birds, and some maniraptorans. Some of the features, like the back of the braincase and the ear, are very similar to other early reptiles. So Avicranium has a mix of bird-like and reptile-like features making up its skull.

An analysis of evolutionary relationships puts this group at the very base of the reptile tree. This shows us that some of these ‘bird traits’ evolved way earlier and in unrelated groups. It also shows us that the diversity in body shapes was much higher in the Triassic than we previously thought.

Comida de Bebés para Ictiosaurios

La semana pasada, se publicó un [artículo] describiendo un viejo espécimen que estaba escondido en una colección de la Universidad de Birmingham, Reino Unido. Este espécimen es de un ictiosaurio bebé, de sólo 70cm de largo.

Algunos ictiosaurios distintos. De aqui.

Los ictiosaurios eran reptiles marinos que vivieron durante la Era Mesozoica. Tenían cuerpos con forma de torpedo, como los delfines y los tiburones blancos modernos. ¡Tenían muchas formas y tamaños distintos!

Figura 1 del artículo mostrando el fósil del ictiosaurio.

Los autores saben que el espécimen es un bebé porque algunos de sus huesos todavía se estaban formando y por las proporciones de los ojos y los huesos del cráneo. No fue hallado cerca de un adulto, así que no era un embrión. ¡Este es el espécimen más pequeño de la especie Ichthyosaurus communis que han encontrado!

Figura 9b del artículo mostrando los ganchitos en el estómago (en las puntas de las flechas negras). Los huesos largos y grises son costillas.

Lo más interesante es lo que encontraron en su estómago. Dentro de las costillas, los autores encontraron varios ganchitos de cefalópodo. Recuerden que los cefalópodos son animales como los pulpos, los calamares y los nautilos. Estos ganchitos se encuentran en la parte de abajo de los tentáculos, exactamente donde encontrarías las ventosas en el brazo de un pulpo.

Una comparación de las ventosas y los ganchitos en dos cefalópodos distintos. De aqui y aqui.

¡Esto indica que el ictiosaurio bebé estaba comiendo calamares como su comida preferida! Otras especies de ictiosaurios comían mayormente peces cuando eran bebés e incorporaban a los cefalópodos a su dieta cuando eran adultos. Este espécimen bebé muestra que el Ichthyosaurus communis comía cefalópodos cuando era un bebé, dándonos una visión más completa de las dietas de los ictiosaurios durante sus vidas.

Baby Food for Ichthyosaurs

Last week, an [article] was published describing an old specimen that was hidden away in a museum collection at the University of Birmingham, United Kingdom. This specimen was of a baby ichthyosaur, only 70 cm long.

Some different ichthyosaurs. From here.

Ichthyosaurs were marine reptiles that lived during the Mesozoic Era. They had torpedo-shaped bodies, similar to modern dolphins and great white sharks. They came in all sorts of sizes and shapes!

Figure 1 from the paper showing the ichthyosaur fossil.

The authors know the specimen is a baby because some of its bones are still being developed and because of the proportions of the eyes and different bones in the skull. It was not found near an adult, so it wasn’t an embryo. This is the smallest specimen of Ichthyosaurus communis ever found!

Figure 9b from the article showing the hooklets in the stomach (by the black arrows). The long grey bones are ribs.

The interesting thing, though, is what they found in the stomach. Inside the ribs, the authors found several cephalopod hooklets. Remember, cephalopods are animals like octopus, squid, and nautilis. These hooklets are found on the underside of their tentacles, exactly where you’d find the suckers on an octopus arm.

A comparison of suckers and hooks on two different cephalopods. From here and here.

This indicates that the baby ichthyosaur was eating squid as its preferred food! Other species of ichthyosaur ate mostly fish as babies and transitioned to eating cephalopods as adults. This baby specimen shows that Ichthyosaurus communis ate cephalopods as babies, giving us a more thorough view of the diets of ichthyosaurs through their lifetimes.