La Nutria Gigante Extinguida y su Mordisco Gigantesco

La semana pasada, se publicó un [artículo] sobre la habilidad de morder de la nutria gigante extinta, Siamogale melilutra. El [descubrimiento] de esta nutria en el suroeste de China se publicó en enero de este año. Vivió durante el Mioceno (23-5.3 millones de años atrás). El Siamogale pesaba alrededor de 50 kg (110 libras) y es la nutria más grande que se ha encontrado.

Una reconstrucción de el Siamogale hecho por M. Antón.

Las nutrias que viven hoy tienen un rango de tamaños de entre 4 kg (9 libras) y 45 kg (100 libras). Viven por todo el mundo en aguas dulces y saladas. Y son realmente lindos.

Dos nutrias tomados de la mano. De Wikipedia.

Este nuevo artículo compara la mecánica de la mandíbula de todas las nutrias que viven hoy. La mecánica de la mandíbula incluye cuanta fuerza pueden aplicar, el volumen de los músculos, la rigidez de la mandíbula y cuán eficiente la mandíbula es cuando muerden. Los autores usaron la información de la mecánica de la mandíbula de todas las especies vivas para calcular la mecánica del Siamogale. Luego, los autores hicieron escaneos de TC de todos los cráneos y probaron la mecánica usando programas de computadora.

Figura 4 del artículo mostrando los modelos digitales de la nutria gigante y de el Siamogale. Áreas en rojo tienen más estrés, áreas en azul tienen menos estrés.

¡Ellos encontraron que el Siamogale tuvo una mandíbula 6 veces más rígida que cualquiera de las nutrias que viven hoy! Esto indica que el Siamogale tenía un mordisco super poderoso. Probablemente usaba este mordisco para comer alimentos como las almejas que tienen que ser abiertas para poder disfrutarse. Algunas de las nutrias de hoy usan herramientas para poder abrir los caracoles. Otras nutrias de hoy usan sus mordiscos poderosos. El mordisco super poderoso del Siamogale probablemente le dejó comer alimentos que otros animales de la época no podían comer.

El Debate sobre Árbol Genealógico de los Dinosaurios Continúa

Esta semana, se publicó una [respuesta] al nuevo [árbol genealógico de los dinosaurios] publicado en Marzo pasado. Tal vez recuerden que el artículo de Marzo encontró un nuevo conjunto de relaciones genealógicas de los dinosaurios. Se encontró que los ornitísquios y los terópodos eran parientes más cercanos, formando el grupo Ornithoscelida mientras que los saurópodos y un grupo de dinosaurios tempranos formaban otro grupo.

Árbol genealógico de los dinosaurios publicado en Marzo. Hecho por mi.

La respuesta solamente es de una página. Los autores miraron a todas las características que se usaron en el análisis de marzo y lo rehicieron en base a sus propios exámenes de los fósiles. También agregaron varios dinosaurios que estaban en posiciones importantes en el árbol genealógico.

Árbol geneológico de los dinosaurios dado por este análisis. Hecho por mi.

Los autores usaron estos datos para hacer un nuevo análisis de los parentescos familiares. El análisis les dio el árbol genealógico estándar de relaciones genealógicas de los dinosaurios. Los terópodos y saurópodos son parientes más cercanos, formando los saurísquios mientras que los ornitísquios forman su propio grupo.

Tal vez están pensando – ¡Listo, problema resuelto! Pero, en realidad, los autores hicieron un análisis estadístico de su árbol genealógico para ver cuantos cambios se necesitarían para encontrar el árbol publicado en Marzo. Este análisis indicó que sólo pocos cambios tendrían que hacerse para ir de su árbol al árbol de marzo. Esto indica que los dos árboles no son muy diferentes, hablando estadísticamente.

Otra posibilidad. Hecho por mi.

Los autores también encontraron que otro árbol genealógico es casi igualmente posible – ¡uno donde los saurópodos y los ornitísquios son parientes más cercanos y los terópodos forman su propio grupo! ¡GUAU! Lo que sabemos con certeza es que los dinosaurios tempranos de cada grupo se parecían mucho y que resolver como estaban relacionados va a requerir más investigaciones.

Una Nueva Imagen Para el Sinosauropteryx

La semana pasada, se publicó un [artículo] discutiendo el patrón de color en el dinosaurio terópodo Sinosauropteryx. Este dinosaurio era un carnívoro pequeño del Cretácico (133-120 millones de años atrás) de China.

Figura 1 del artículo mostrando uno de los especímenes de Sinosauropteryx.

Los autores sacaron fotos de 2 especímenes de Sinosauropteryx usando condiciones especiales de luz. Esto les ayudó a ver las plumas que rodean a los esqueletos. Las plumas que tienen color se preservan más fácilmente que las plumas sin color. Así que, mirando a los fósiles nos ayuda a entender como estaban distribuídos los colores en el animal. Unos artistas luego hicieron reconstrucciones mostrando como los colores hubieran aparecido en el dinosaurio. Encontraron que el Sinosauropteryx tenía una cola con rayas, una máscara de bandido y una espalda marrón con una panza blanca.

Figura 2 del artículo mostrando la reconstrucción de los colores en Sinosauropteryx.

Los autores también querían analizar lo que los colores nos pueden decir sobre el tipo de ambiente en el que vivió el Sinosauropteryx. Los animales que viven en ambientes abiertos (como los desiertos o los pastizales) usualmente tienen colores más oscuros en sus espaldas y colores más claros en sus panzas. Esto ayuda a partir la forma de su cuerpo para que a los depredadores les costara más verlos. Los animales que viven en ambientes cerrados (como los bosques) usualmente son más oscuros en todas partes y tienen menos áreas de colores más claros. Piensen en la diferencia entre un antílope que vive en los pastizales y un okapi que vive en la selva.

Un antílope a la izquierda mostrando la coloración para ambientes abiertos. Un okapi a la derecha mostrando la coloración para ambientes cerrados. El okapi viene de here.

Para hacer esto, los autores imprimieron modelos en 3D del dinosaurio y le sacaron fotos dos veces: una vez cuando había pleno sol y una vez cuando estaba nublado. Con pleno sol se imita a los ambientes abiertos y un día nublado imita a los ambientes cerrados. Los autores encontraron que las sombras proyectadas en el modelo coinciden con la distribución de los colores en el fósil. Esto indica que el Sinosauropteryx vivía en ambientes abiertos.

Figura 2B del artículo mostrando el ambiente abierto adonde vivío el Sinosauropteryx y su coloración.

El dinosaurio probablemente usaba su máscara de bandido para reducir la cantidad de sol que llegaba a sus ojos. La cola con rayas, el color oscuro en su espalda y el color claro en su panza le ayudaban a camuflarse en ambientes abiertos, haciendo más difícil que los depredadores lo vean y haciendo más difícil para que su presas lo vieran a él. Este estudio nos muestra como técnicas nuevas nos pueden ayudar a resolver preguntas de cómo vivían los dinosaurios.

Un Grupo de Reptiles Consigue una Cabeza Nueva

Esta semana, se publicó un [artículo] que describe un cráneo fósil nuevo. El cráneo pertenece a un grupo de reptiles llamados los Drepanosaurios (dre-pan-o-SAU-rios). Este grupo es bien conocido porque tenemos varios fósiles de sus cuerpos. Sus cabezas, en cambio, han sido mucho más difíciles de encontrar.

Varios drepanosaurios. De aqui.

Estos reptiles evolucionaron durante el Pérmico (alrededor de 260 millones de años atrás), pero no fueron muy diversos hasta el Triásico Tardío (alrededor de 219 millones de años atrás). Eso quiere decir que ellos sobrevivieron la extinción más grande que este planeta haya tenido – la Extinción Masiva del Pérmico-Triásico. Esto ocurrió 250 millones de años atrás y alrededor de 90% de toda la vida se extinguió.

Una aproximación de como era la Tierra durante la Extinción Masiva del Pérmico-Triásico. (Una broma – es Mordor).

¡Sin embargo, los drepanosaurios sobrevivieron! Estos pequeños reptiles se parecían a los camaleones, pero tenían unas características únicas. El nuevo fósil se llama Avicranium renestoi (“avi” para pájaro, “cranium” para cráneo, y “renesto” en honor de un paleontólogo que trabaja en este grupo).

Figura 2 del artículo mostrando una reconstrucción del cráneo. La línea cortada es la parte que falta del hocico. La nariz es hacia la izquierda.

Como indica su nombre, el cráneo muestra una mezcla de formas, algunas son muy parecidas a los pájaros y otras a los reptiles. Empecemos con las características en las que se parecen a los pájaros. El cráneo es edéntulo (no tiene dientes). También, la parte del cráneo un poco detrás de los ojos es muy abovedada. Esto hace que la caja del cráneo y el [molde endocraneano] se parezcan mucho a los de los pájaros. Estas formas son similares a las que encontramos en los pterosaurios, los pájaros modernos y los maniraptores. Algunas de las características, como la parte de atrás de la caja del cráneo y la oreja, se parecen mucho a las que encontramos en otros reptiles tempranos. Así que el Avicranium tiene una mezcla de características de los pájaros y de los reptiles que forman su cráneo.

Un análisis de relaciones familiares pone a este grupo en la base del árbol reptiliano. Esto nos indica que algunas de estas características de pájaros evolucionaron mucho más temprano en grupos no relacionados con ellos. También nos muestra que la diversidad en formas de cuerpos era mucho más amplia en el Triásico de lo que pensamos previamente.

Comida de Bebés para Ictiosaurios

La semana pasada, se publicó un [artículo] describiendo un viejo espécimen que estaba escondido en una colección de la Universidad de Birmingham, Reino Unido. Este espécimen es de un ictiosaurio bebé, de sólo 70cm de largo.

Algunos ictiosaurios distintos. De aqui.

Los ictiosaurios eran reptiles marinos que vivieron durante la Era Mesozoica. Tenían cuerpos con forma de torpedo, como los delfines y los tiburones blancos modernos. ¡Tenían muchas formas y tamaños distintos!

Figura 1 del artículo mostrando el fósil del ictiosaurio.

Los autores saben que el espécimen es un bebé porque algunos de sus huesos todavía se estaban formando y por las proporciones de los ojos y los huesos del cráneo. No fue hallado cerca de un adulto, así que no era un embrión. ¡Este es el espécimen más pequeño de la especie Ichthyosaurus communis que han encontrado!

Figura 9b del artículo mostrando los ganchitos en el estómago (en las puntas de las flechas negras). Los huesos largos y grises son costillas.

Lo más interesante es lo que encontraron en su estómago. Dentro de las costillas, los autores encontraron varios ganchitos de cefalópodo. Recuerden que los cefalópodos son animales como los pulpos, los calamares y los nautilos. Estos ganchitos se encuentran en la parte de abajo de los tentáculos, exactamente donde encontrarías las ventosas en el brazo de un pulpo.

Una comparación de las ventosas y los ganchitos en dos cefalópodos distintos. De aqui y aqui.

¡Esto indica que el ictiosaurio bebé estaba comiendo calamares como su comida preferida! Otras especies de ictiosaurios comían mayormente peces cuando eran bebés e incorporaban a los cefalópodos a su dieta cuando eran adultos. Este espécimen bebé muestra que el Ichthyosaurus communis comía cefalópodos cuando era un bebé, dándonos una visión más completa de las dietas de los ictiosaurios durante sus vidas.

Los Hadrosáuridos que Comían Cangrejos

La semana pasada, se publicó un [artículo] que describe unas heces fosilizadas. ¡Así es, heces! Cuando las heces se fosilizan, se llaman coprolitos (‘copro’ por heces y ‘lito’ por piedra).

Un coprolito. De Wikipedia.

Estos coprolitos vienen del Monumento Nacional Grand Staircase-Escalante en Utah (USA) y son de alrededor de 76-74 millones de años atrás. Los coprolitos contienen pedacitos de madera deteriorada que habían sido masticados antes de ser tragados. De los dinosaurios que se conocen de esta área y tiempo, lo más probable es que los hadrosáuridos son los responsables de estas heces. Los hadrosáuridos tienen dientes especializados en triturar y romper la vegetación dura para hacer más fácil su digestión. En vez de tener sólo una fila de dientes, los hadrosáuridos unen docenas de dientes en una colección dental gruesa (llamada batería dental). Todos los dientes trabajan juntos para crear una superficie grande y chata para la trituración.

Una batería dental con un diente destacado en blanco. Encima de la batería, hay una superficie chata para la trituración. Foto de V. Williams.

Sin embargo, los coprolitos de los hadrosáuridos tenían algo más que pedacitos de madera deteriorada. ¡También tenían pedacitos de caparazones de cangrejos! Y no era solamente un coprolito que contenía caparazón de cangrejo. Varios coprolitos de áreas y tiempos diferentes contenían caparazones de cangrejos. Esto indica que no semtragaron los cangrejos accidentalmente, sino que los hadrosáuridos estaban comiendo los cangrejos a propósito.

Figura 2b del artículo mostrando el coprolito.

¿Cómo podemos estar seguros? Sabemos cuán anchas eran las bocas de los hadrosáuridos y sabemos cuán grandes eran los cangrejos. ¡Resulta que los cangrejos hubieran ocupado una proporción grande (20-60%) de la boca de un hadrosáurido! Si el dinosaurio no hubiera querido comer el cangrejo, lo hubiera notado y lo hubiera escupido. Los autores piensan que durante épocas cuando la vegetación fue más difícil de encontrar, estos dinosaurios habrían comido las maderas deterioradas que los cangrejos también comían. Al mismo tiempo que los dinosaurios comían la madera, también comían los cangrejos, que eran una buena fuente de proteína.

Mi propia reconstrucción de un hadrisáurido, Maiasaura, encontrando un cangrejo. Encontre la ilustración en Pinterest. Foto del tronco de C. Perrin. Foto del cangrejo de The Daily Dot.

Este estudio nos indica que aunque pensamos que los dientes se especializan en un tipo de comida, los animales podrían haber comido una variedad más grande de alimentos de lo que pensábamos.

Hormigas del Infierno del Cretáceo

A principios de setiembre, se publicó un [artículo] que describe a una nueva especie de hormiga. ¡Pero no era una hormiga cualquiera! Era una hormiga del infierno del Cretáceo que fue preservada en ámbar en Burma.

Una foto de la hormiga del infierno en ámbar. Los autores nombraron a la nueve especies Linguamyrmex vladi.

Este grupo de hormigas está extinguido y se encuentra solamente en sedimentos Cretácicos (específicamente de alrededor de 98 millones de años atrás). Como el ámbar es transparente, los autores tomaron imágenes de alta resolución de la hormiga a través del ámbar. También lo escanearon con TC.

Figura 3 del artículo mostrando una reconstrucción de la hormiga.

Ellos encontraron que esta hormiga tenía un cuerno grande que salía de su cabeza y una mandíbula como una guadaña. Una guadaña es una herramienta de metal que se usa para cortar pastos altos. También es el instrumento con el cual se representa la Muerte.

La Muerte, con su guadaña. De aqui.

Estas mandíbulas se usaban para enclavijar y perforar a las larvas suaves pero no se podían usar para masticar. En cambio, los autores piensan que después de perforar a la presa, las mandíbulas encauzaban la sangre hasta la curva de la mandíbula y, después, pequeños pelos y la succión arrastraban la sangre hacia adentro de la boca de la hormiga. ¡Esta hormiga chupaba sangre como un vampiro!

Figure 4 from the paper showing the hell ant and its prey.

Finalmente, el análisis de TC mostró que las mandíbulas eran más densas que la cabeza. Este análisis también indicó que esta densidad aumentada se debía a la existencia de metales en la mandíbula. Estas hormigas absorbían metales de su medio ambiente y los usaban para fortalecer sus mandíbulas. Es desafortunado que este grupo de hormigas esté extinguido – harían un impresionante espectáculo natural!

Un Plesiosaurio que Filtraba sus Alimentos

Unas semanas atrás, a fines del mes de Agosto, se publicó un [artículo] que examinó nuevamente un fósil que se ha conocido por 30 años. El fósil es parte del cráneo de un plesiosaurio. Los plesiosaurios eran reptiles acuáticos que vivían en los océanos durante el Mesozoico. Todos tenían grandes patas que parecían paletas para nadar mejor en el agua. Algunos tenían una cabeza grande y un cuello corto y otros tenían una cabeza chica y un cuello largo.

Unos de los distintos plesiosaurios. Este imagen esta hecho de jugetes para niños, pero muestra que algunos de los plesiosaurios tenían cabezas grandes y algunos tenían cabezas chicas. De aqui.

El plesiosaurio fósil de este artículo se llama Morturneria seymourensis y es de la isla Seymour (o Marambio), en la Antártida. Aunque ya sabíamos de este fósil desde hace mucho tiempo, los paleontólogos no podían entender cómo ensamblar sus huesos. El descubrimiento de otro plesiosaurio ayudó a unir los pedazos del Morturneria.

Figura 2 del artículo mostrando las partes del cráneo a la izquierda, la interpretación en el medio, y la recontrucción a la derecha. Todos las imagenes estan en vista lateral, con la punta de la nariz hacia arriba.

Una vez que los autores entendieron como era el cráneo, hicieron unas observaciones interesantes. La mandíbula es ancha y puede abrirse ampliamente. Los dientes están sostenidos flojamente y salen a los costados de la mandíbula en lugar de arriba y abajo de ella.

Figura 10 del artiículo mostrando una reconstrucción artistica del Morturneria.

Los autores del artículo piensan que estas características muestran que el Mortuneria estaba usando su boca como un tamiz. Tomaría una gran cantidad de agua o sedimentos en su boca con su comida y expulsaría el agua y sedimento a través de sus dientes. Esto movería el agua hacia afuera de su boca, pero dejaría la comida dentro de ella. Las ballenas modernas de barbas hacen lo mismo, pero usan barbas en cambio de dientes. ¡El Mortuneria es el primer reptil acuático que comía filtrando sus alimentos!

Descubrimientos de Aves en Argentina

Esta semana, voy a dejar que mis obvios prejuicios (a favor o en contra de algo, en este caso es a favor de algo) se manifiesten..

Un periódico Argentino, Clarín, anunció el [descubrimiento] de tres grandes aves en Mar del Plata, Argentina. Yo nací en Argentina y me gustan los pájaros, así que, por supuesto, no pude evitar hablar de esta noticia aunque no hay un artículo científico para acompañarla.

Un mapa de Mar del Plata, Argentina. De Google.

Paleontólogos trabajando en una barranca entre Mar del Plata y Miramar encontraron los huesos de tres aves distintas. Una es un ave del terror, otra es un cóndor y otra es un águila. Todas son de 5.5-3 millones de años atrás, parte de la era Pliocena.

El ave del terror es un juvenil de la especie Mesembriornis milneedwardsi. Esta especie es uno de los forusrácidos – un grupo de aves depredadores gigantes y terrestres. Esta especie en particular tenia 1.8 metros en altura.

El grupo de los forusrácidos. A es la seriama de hoy, que no es un forusrácidos, pero si es su pariente más cercano. B es Mesembriornis. De aqui.

¡Ellos identificaron el cóndor, en parte, por un fémur, que tiene 33 centímetros de largo! Finalmente, el águila. Ellos piensan que era más grande que el águila coronada de hoy. ¡El águila coronada tiene 0.9 metros (3 pies) de largo y una envergadura de casi 2 metros (6 pies)!

Un águila coronada con una person (Simon Thomsett) para escala. De aqui.

La barranca donde encontraron los fósiles es erosionada por el mar en forma continua. Cuanto más las olas golpean las rocas, más fósiles aparecen. Los paleontólogos dicen que de allí nunca se van sin encontrar algo, así que van a tener que estar con sus ojos abiertos para descubrir más especímenes.

Un Viejo Dinosaurio con Nueva Información

A mediados de este mes, se publicó un [estudio] con un resultado sorprendente sobre la historia temprana de los dinosaurios. Como ya hemos comentado anteriormente, los dinosaurios vienen en dos sabores generales: Ornitisquios y Saurisquios [o tal vez no]. Los ornitisquios incluyen a diversos herbívoros como el Stegosaurio, el Triceratops, el Pachycephalosaurus y otros. Todos tienen un hueso predentario (un hueso en frente del dentario) y un pubis (parte de la cadera) que apunta hacia atrás. El hueso predentario soportaba un pico para cortar las plantas y el pubis apuntando hacia atrás dejaba más espacio para los intestinos – dos características necesarias para comer muchas plantas. Los saurisquios incluyen a los dinosaurios con cuellos largos (los saurópodos) y los terópodos carnívoros como el Tyrannosaurus rex, el Velociraptor, el Coelophysis y otros. Ellos tienen un pubis que apunta hacia adelante y no tienen un hueso predentario.

Una comparación de las caderas de los saurisquios (arriba) y los ornitisquios (abajo). El pubis esta en verde. De Britannica y Everything Dinosaur.

La historia temprana de los dinosaurios es poco clara, en parte porque muchos de los dinosaurios más tempranos parecen similares. Este estudio examinó un dinosaurio llamado Chilesaurus diegosuarezi, que se había identificado previamente como un terópodo. Tiene un pubis que apunta hacia atrás, pero no tiene un hueso predentario. Esto es una combinación que no se ve en cualquier otro dinosaurio.

Figura 2 B y D del artículo mostrando el dentario (izquierda) y la cadera (derecha) de Chilesaurus.

Los autores agregaron al Chilesaurus en un conjunto de datos de otros 75 dinosaurios y más de 450 características. La computadora hizo un análisis filogenético (un análisis de relaciones familiares) usando el conjunto de datos. ¡Su nuevo análisis concluyó que este dinosaurio actualmente era un ornitisquio temprano y no un terópodo! Nos muestra que las características que ayudaron a los ornitisquios a comer más plantas, evolucionaron en etapas y no todas al mismo tiempo. Primero, el pubis apuntó hacia atrás para dejar más espacio para los intestinos. Después, el hueso predantario se formó y creó un pico para cortar las plantas más fácilmente.

Este análisis muestra que algunas veces tenemos que volver y reexaminar nuestros resultados para tener una imagen más clara del pasado.