Hormigas del Infierno del Cretáceo

A principios de setiembre, se publicó un [artículo] que describe a una nueva especie de hormiga. ¡Pero no era una hormiga cualquiera! Era una hormiga del infierno del Cretáceo que fue preservada en ámbar en Burma.

Una foto de la hormiga del infierno en ámbar. Los autores nombraron a la nueve especies Linguamyrmex vladi.

Este grupo de hormigas está extinguido y se encuentra solamente en sedimentos Cretácicos (específicamente de alrededor de 98 millones de años atrás). Como el ámbar es transparente, los autores tomaron imágenes de alta resolución de la hormiga a través del ámbar. También lo escanearon con TC.

Figura 3 del artículo mostrando una reconstrucción de la hormiga.

Ellos encontraron que esta hormiga tenía un cuerno grande que salía de su cabeza y una mandíbula como una guadaña. Una guadaña es una herramienta de metal que se usa para cortar pastos altos. También es el instrumento con el cual se representa la Muerte.

La Muerte, con su guadaña. De aqui.

Estas mandíbulas se usaban para enclavijar y perforar a las larvas suaves pero no se podían usar para masticar. En cambio, los autores piensan que después de perforar a la presa, las mandíbulas encauzaban la sangre hasta la curva de la mandíbula y, después, pequeños pelos y la succión arrastraban la sangre hacia adentro de la boca de la hormiga. ¡Esta hormiga chupaba sangre como un vampiro!

Figure 4 from the paper showing the hell ant and its prey.

Finalmente, el análisis de TC mostró que las mandíbulas eran más densas que la cabeza. Este análisis también indicó que esta densidad aumentada se debía a la existencia de metales en la mandíbula. Estas hormigas absorbían metales de su medio ambiente y los usaban para fortalecer sus mandíbulas. Es desafortunado que este grupo de hormigas esté extinguido – harían un impresionante espectáculo natural!

Un Plesiosaurio que Filtraba sus Alimentos

Unas semanas atrás, a fines del mes de Agosto, se publicó un [artículo] que examinó nuevamente un fósil que se ha conocido por 30 años. El fósil es parte del cráneo de un plesiosaurio. Los plesiosaurios eran reptiles acuáticos que vivían en los océanos durante el Mesozoico. Todos tenían grandes patas que parecían paletas para nadar mejor en el agua. Algunos tenían una cabeza grande y un cuello corto y otros tenían una cabeza chica y un cuello largo.

Unos de los distintos plesiosaurios. Este imagen esta hecho de jugetes para niños, pero muestra que algunos de los plesiosaurios tenían cabezas grandes y algunos tenían cabezas chicas. De aqui.

El plesiosaurio fósil de este artículo se llama Morturneria seymourensis y es de la isla Seymour (o Marambio), en la Antártida. Aunque ya sabíamos de este fósil desde hace mucho tiempo, los paleontólogos no podían entender cómo ensamblar sus huesos. El descubrimiento de otro plesiosaurio ayudó a unir los pedazos del Morturneria.

Figura 2 del artículo mostrando las partes del cráneo a la izquierda, la interpretación en el medio, y la recontrucción a la derecha. Todos las imagenes estan en vista lateral, con la punta de la nariz hacia arriba.

Una vez que los autores entendieron como era el cráneo, hicieron unas observaciones interesantes. La mandíbula es ancha y puede abrirse ampliamente. Los dientes están sostenidos flojamente y salen a los costados de la mandíbula en lugar de arriba y abajo de ella.

Figura 10 del artiículo mostrando una reconstrucción artistica del Morturneria.

Los autores del artículo piensan que estas características muestran que el Mortuneria estaba usando su boca como un tamiz. Tomaría una gran cantidad de agua o sedimentos en su boca con su comida y expulsaría el agua y sedimento a través de sus dientes. Esto movería el agua hacia afuera de su boca, pero dejaría la comida dentro de ella. Las ballenas modernas de barbas hacen lo mismo, pero usan barbas en cambio de dientes. ¡El Mortuneria es el primer reptil acuático que comía filtrando sus alimentos!

Descubrimientos de Aves en Argentina

Esta semana, voy a dejar que mis obvios prejuicios (a favor o en contra de algo, en este caso es a favor de algo) se manifiesten..

Un periódico Argentino, Clarín, anunció el [descubrimiento] de tres grandes aves en Mar del Plata, Argentina. Yo nací en Argentina y me gustan los pájaros, así que, por supuesto, no pude evitar hablar de esta noticia aunque no hay un artículo científico para acompañarla.

Un mapa de Mar del Plata, Argentina. De Google.

Paleontólogos trabajando en una barranca entre Mar del Plata y Miramar encontraron los huesos de tres aves distintas. Una es un ave del terror, otra es un cóndor y otra es un águila. Todas son de 5.5-3 millones de años atrás, parte de la era Pliocena.

El ave del terror es un juvenil de la especie Mesembriornis milneedwardsi. Esta especie es uno de los forusrácidos – un grupo de aves depredadores gigantes y terrestres. Esta especie en particular tenia 1.8 metros en altura.

El grupo de los forusrácidos. A es la seriama de hoy, que no es un forusrácidos, pero si es su pariente más cercano. B es Mesembriornis. De aqui.

¡Ellos identificaron el cóndor, en parte, por un fémur, que tiene 33 centímetros de largo! Finalmente, el águila. Ellos piensan que era más grande que el águila coronada de hoy. ¡El águila coronada tiene 0.9 metros (3 pies) de largo y una envergadura de casi 2 metros (6 pies)!

Un águila coronada con una person (Simon Thomsett) para escala. De aqui.

La barranca donde encontraron los fósiles es erosionada por el mar en forma continua. Cuanto más las olas golpean las rocas, más fósiles aparecen. Los paleontólogos dicen que de allí nunca se van sin encontrar algo, así que van a tener que estar con sus ojos abiertos para descubrir más especímenes.

Un Viejo Dinosaurio con Nueva Información

A mediados de este mes, se publicó un [estudio] con un resultado sorprendente sobre la historia temprana de los dinosaurios. Como ya hemos comentado anteriormente, los dinosaurios vienen en dos sabores generales: Ornitisquios y Saurisquios [o tal vez no]. Los ornitisquios incluyen a diversos herbívoros como el Stegosaurio, el Triceratops, el Pachycephalosaurus y otros. Todos tienen un hueso predentario (un hueso en frente del dentario) y un pubis (parte de la cadera) que apunta hacia atrás. El hueso predentario soportaba un pico para cortar las plantas y el pubis apuntando hacia atrás dejaba más espacio para los intestinos – dos características necesarias para comer muchas plantas. Los saurisquios incluyen a los dinosaurios con cuellos largos (los saurópodos) y los terópodos carnívoros como el Tyrannosaurus rex, el Velociraptor, el Coelophysis y otros. Ellos tienen un pubis que apunta hacia adelante y no tienen un hueso predentario.

Una comparación de las caderas de los saurisquios (arriba) y los ornitisquios (abajo). El pubis esta en verde. De Britannica y Everything Dinosaur.

La historia temprana de los dinosaurios es poco clara, en parte porque muchos de los dinosaurios más tempranos parecen similares. Este estudio examinó un dinosaurio llamado Chilesaurus diegosuarezi, que se había identificado previamente como un terópodo. Tiene un pubis que apunta hacia atrás, pero no tiene un hueso predentario. Esto es una combinación que no se ve en cualquier otro dinosaurio.

Figura 2 B y D del artículo mostrando el dentario (izquierda) y la cadera (derecha) de Chilesaurus.

Los autores agregaron al Chilesaurus en un conjunto de datos de otros 75 dinosaurios y más de 450 características. La computadora hizo un análisis filogenético (un análisis de relaciones familiares) usando el conjunto de datos. ¡Su nuevo análisis concluyó que este dinosaurio actualmente era un ornitisquio temprano y no un terópodo! Nos muestra que las características que ayudaron a los ornitisquios a comer más plantas, evolucionaron en etapas y no todas al mismo tiempo. Primero, el pubis apuntó hacia atrás para dejar más espacio para los intestinos. Después, el hueso predantario se formó y creó un pico para cortar las plantas más fácilmente.

Este análisis muestra que algunas veces tenemos que volver y reexaminar nuestros resultados para tener una imagen más clara del pasado.

Un Excepcional Fósil de Insecto

Las cucarachas son famosas por sobrevivir varios eventos de extinción en la Tierra. Ellas evolucionaron alrededor del Período Carbonífero (360-300 millones de años atrás) y versiones modernas aparecen en el registro fósil a mediados de la Era Mesozoica.

Una cucaracha gigante de Madagascar. De National Geographic Kids.

Ahora imaginen si una cucaracha evolucionó brazos largos para agarrar y ojos enormes para cazar. ¿Eso es muy espantoso, no? Bueno, eso básicamente es lo que es una mantis*.

Una mantis. Si lo pensás, una mantis es básicamente la versión insecto de una jirafa carnívora. Una jirafa carnívora con manos de cuchillo. Foto de Wikipedia.

Hoy, las mantis cazan a su presa por emboscada. Las mantis usan el camuflaje para esconderse en sus ambientes. ¡Cuando un insecto delicioso se acerca, ellas atacan! Tienen un par de brazos que usan para capturar y sostener a su presa (llamados brazos de raptor). Cada brazo tiene una serie de clavos para ayudar a sostener a la presa. ¿Pero siempre usaron un par de brazos para este trabajo?

Figura 1 del artículo mostrando el fósil en el centro. A la izquierda, las distintas partes del cuerpo se muestran en colores (los ojos son violetas, la cabeza es amarilla, el cuerpo y los brazos en los otros colores). A la derecha hay una foto en primer plano del segundo par de brazos.

Un nuevo [fósil] de Brasil de 110 millones de años atrás nos muestra una idea distinta. Esta mantis está excepcionalmente preservada tiene un par de alas, la cabeza, parte del primer segmento del cuerpo y los dos primeros pares de brazos.

La parte interesante es que ambos pares de brazos tienen clavos. Ya que estos clavos se usan para capturar y sostener a la presa en las mantis modernas, sabemos que esta mantis fósil probablemente estaba usando su segundo par de brazos para ayudar a sostener a la presa. Este fósil nos indica que las mantis extinguidas tal vez cazaban de una manera un poco distinta de lo que vemos hoy.

Un par de mantis mostrando sus colores. Foto de I. Siwanowicz.

*Para ser mas clara: las mantis no evolucionaron de las cucarachas. Ambos mantis y cucarachas evolucionaron de un pariente que se parecia más a una cucaracha.

El Anquilosaurio Que Parece Una Estatua

En mayo pasado, les conté sobre un [anquilosaurio] que fue hallado por una empresa de petróleo en el año 2011. Tomó 6 años de preparación cuidadosa sacar la piedra dura de alrededor del fósil, pero finalmente se completó. Esta semana, el [anuncio oficial] se publicó en forma de un artículo científico.

Figura 1 del artículo mostrando el nuevo fósil.

Este anquilosaurio es un nodosaurio, un dinosaurio con armadura que no tiene una cola como garrote. Es de Alberta, Canadá, de 110 millones de años atrás. Los autores lo nombraron Borealopelta markmitchelli, que quiere decir “escudo del norte de Mark Mitchell” en honor de la persona que pasó horas excavando al fósil de la piedra, de la armadura del fósil y de la localidad donde fue hallado. Parece que cuando murió el animal, fue arrastrado al mar, se hundió y fue enterrado rápidamente. Está preservado en tres dimensiones y su armadura es hermosa.

Durante la vida, los cuernos y la armadura están cubiertas con una capa de queratina. La queratina es una sustancia dura que forma nuestras uñas y pelo, pero también la que constituye los cuernos de los rinocerontes, cubre los cuernos de otros animales y forma las barbas que usan las ballenas para filtrar su comida.

Un cráneo de un rinoceronte sin la queratina a la izquierda (de Bone Clones) y un cráneo de un rinoceronte con la queratina a la derecha (de Wikipedia). La queratina forma la mayor parte del cuerno.

La queratina normalmente se descompone rápidamente después de la muerte del animal, así que usualmente no está preservada. En el caso de este nodosaurio, la mayoría de la queratina está preservada, dándonos una idea completa de la armadura que tuvo.

Figura 2a del artículo mostrando el fósil desde arriba. En gris oscuro indica toda la queratina, lo amarillo indica el hueso por debajo.

Además, los autores encontraron una firma química en la queratina. Estos químicos no son melanosomas (las células que producen el color), pero son los productos que se forman cuando las melanosomas se descomponen. Analizando estos químicos, los autores pudieron descifrar que colores estaban en distintas partes del cuerpo.

Una reconstrucción del Borealopelta hecho por el Museo Real Tyrrell.

Ellos encontraron que la espalda del Borealopelta era de un color rojo-marrón y que la panza era de un color más claro. Esta combinación – una espalda más oscura y una panza más clara – se llama contracoloración y los animales la usan para esconderse de los depredadores. Hoy, podés ver el mismo patrón de colores en un antílope.

Un antílope americano mostrando su contracoloración. De Wikipedia.

Algunos mamíferos, como los rinocerontes y los elefantes, son tan grandes que no necesitan esconderse de los depredadores. Su tamaño los mantiene a salvo. Aunque el Borealopelta era muy grande (1300 kg), el hecho de que tenía contracoloración indica que los depredadores terópodos todavía eran una amenaza.

Hay algunos científicos que piensan que los químicos que encontraron los autores tal vez provienen del sedimento o de bacteria. ¡Como siempre, la ciencia continua buscando respuestas! Aun así, el Borealopelta es una adición bienvenida al árbol familiar de los anquilosaurios.

Pajarito de la Mañana

Esta semana, se publicó un [artículo] que describe un nuevo fósil de un pájaro. Hay muchas cosas interesantes en este fósil.

El fósil fue hallado en territorio Navajo en Nuevo México (USA). Es del Paleoceno Temprano (alrededor de 62 millones de años atrás), apenas unos pocos millones de años después de la extinción del final del Cretáceo. El fósil preserva partes de los brazos y de las piernas, unas vértebras y un poco del cráneo.

Figura 2 del artículo mostrando las partes distintas del fósil.

Sus pies son particularmente interesantes. Este pajarito tuvo la habilidad de girar uno de sus dedos del pie hacia atrás a su voluntad. La mayoría de los pájaros tienen un dedo del pie que está permanentemente hacia atrás para agarrarse a las ramas. Algunos pájaros, como los loros y los pájaros carpinteros, tienen dos dedos del pie así. Este nuevo pájaro podía decidir cuando él quería tener un segundo dedo del pie hacia atrás.

Los pies diferentes de los pájaros. El loro y el pájaro carpintero tienen dos dedos del pie hacia atrás. La mayoria de los pájaros tienen solo un dedo del pie hacia atrás. De aqui.

Comparando este fósil con otros pájaros en un análisis filogenético, los autores descubrieron que el fósil es del cólido o pájaro ratón más viejo de la historia. Hoy hay solamente 6 especies de cólidos y todos viven en África.

Un pájaro cólido moderno. De aqui.

El fósil es una nueva especie de cólido. Los autores lo nombraron Tsidiiyazhi abini, que quiere decir “pequeño pájaro” y “madrugada” en Navajo. La cosa interesante es que debido a que este fósil es tan viejo, empuja a las fechas de origen de varios linajes de pájaros al Paleoceno. ¡Esto indica que muchos de los grupos modernos de pájaros ya estaban presentes apenas 4 millones de años después de la extinción! Los pájaros evolucionaron muy rápidamente después de la extinción (un proceso llamado radiación explosiva). Las plantas con flores (que producen frutas y semillas) también estaban en una radiación explosiva y probablemente crearon ambientes y alimentos para todos estos grupos de pájaros.

Una ilustración de Tsidiiyazhi abini. De S. Murtha.

Una Nueva Ballena con Dientes Raros

Esta semana, se publicó un [artículo] que describe un nuevo fósil de ballena de Carolina del Sur (USA). El fósil es del Oligoceno (~30 millones de años atrás) y tiene un cráneo que está básicamente completo, varias vértebras y algunas costillas.

Una reconstrucción de la ballena Coronodon por A. Gennari.

Los autores lo nombraron Coronodon havensteini, que quiere decir ‘diente de corona.’ Fue hallado por Mark Havenstein, así que el epíteto específico (la segunda parte del nombre) es en su honor. Los dientes de este fósil son particularmente interesantes.

Figura 2 del artículo mostrando los dientes de el Coronodon.

En lugar de dientes cónicos simples (como en los delfines) o barbas (como las que tienen las ballenas azules), el Coronodon tiene dientes con muchas cúspides, que le dan a cada diente el aspecto de una corona. La comida y otras partículas dejaron pequeñas raspaduras en los dientes, que indican la dirección en la cual se movió el agua en la boca y como los dientes fueron utilizados para comer. Cuando la boca estaba cerrada, los dientes de arriba se apoyaban por afuera de los dientes de abajo, dejando sólo un espacio suficiente para que se escape el agua, dejando la comida dentro de la boca.

Figura 2f del artículo mostrando como pasaba el agua por los dientes.

¡El Coronodon estaba usando sus raros dientes para filtrar sus alimentos! ¿Porqué es esto importante? Porque entender como empezó la alimentación por filtración en las ballenas es una pregunta pendiente de respuesta. El Coronodon es uno de los parientes más tempranos de los misticetos (ballenas con barba), pero el mismo no tiene barbas. Usaba sus dientes de la misma manera en que los misticetos de hoy usan sus barbas. Más tarde durante la evolución de los misticetos, las barbas empezaron a desarrollarse y finalmente se convirtieron en la estructura dominante para la alimentación. El Coronodon representa el primer paso en ese proceso. Otra idea es que las ballenas pasaron por una etapa sin dientes, durante la cual se alimentaron por succión antes que evolucionaran hacia la alimentación por filtración, pero el Coronodon muestra que la alimentación por succión no fue parte de la evolución hacia la alimentación por filtración.

¡Podemos aprender mucho sobre como se alimentaron los animales extinguidos y como procesaban su comida mirando la forma de sus dientes y las raspaduras en ellos (llamado desgaste microscópico) y el Coronodon es un nuevo ejemplo maravilloso de eso!

Un Plumoso Doble Programa

Esta semana, se publicaron dos artículos que discuten las plumas en dos dinosaurios distintos. Vamos a empezar con el más sensacional de los dos…. emmm….. es decir… el…. el que tiene mejor preservación. ¡Sí, eso es!

El primer [artículo] describe un fósil en ámbar, el tercero de los recientemente descriptos de Myanmar. Es de un enantiornito, un linaje de pájaros con dientes del Cretáceo y es espectacular. La mayor parte de su cuerpo está preservada porque el fósil está atrapado en ámbar y muchas de las plumas están perfectamente preservadas.

Figura 6c del artículo mostrando el pie de un enantiornito en ámbar de 99 millones de años atrás. ¡Míren su belleza! La escala es de 5 milímetros.

Los autores escribieron un informe completo de cada parte del espécimen, con descripciones de las plumas que están a cada parte del cuerpo. Usando escaneos de TC y microscopios de disección, los autores pudieron ver la morfología de los huesos y de las plumas. Estas morfologías muestran que el espécimen era un juvenil. Las plumas muestran que los enantiornitos eran precociales al salir del huevo. Precocial significa que ellos podían caminar y potencialmente volar desde el día en que salían del huevo (como un pollito o un pavo de matorral). Los pájaros que necesitan mucha atención antes de que puedan manejarse sólos se denominan altriciales o nidícolas. Este nuevo espécimen, con otros enantiornitos, indican que una mayoría de los enantiornitos eran precociales. También se sabe que ellos eran arbóreos (vivían en los árboles). La combinación de precocial y arbóreo no es algo común en los pájaros modernos: los pájaros precociales de hoy son habitantes del suelo y los pájaros nidícolas de hoy son arbóreos. Esto nos indica que los enantiornitos eran similares superficialmente a los pájaros modernos, pero tenían estilos de vida diferentes a lo que vemos hoy y esto podría haber tenido un efecto sobre los lugares donde podían vivir y las formas de sus cuerpos.

El resumen gráfico del artículo mostrando el pedazo de ámbar con el fósil (abajo), el escaneo de TC (en el medio), y una interpretación de lineas (arriba).

El segundo [artículo] es sobre los tiranosaurios. Este grupo incluye al Tiranosaurio rex, al Gorgosaurio, al Tarbosaurio y a algunos otros terópodos que se conocen por sus cráneos enormes y sus brazos pequeños. Ha habido un debate continuo sobre si los tiranosaurios tenían o no tenían plumas cubriendo sus cuerpos. Este debate se originó porque sabemos que las plumas estaban presentes en muchos otros terópodos, incluyendo a los miembros basales de los tiranosaurios, como el Dilong. El problema es que nunca hemos encontrado un tiranosaurio grande con plumas preservadas en su cuerpo.

Una ilustración de un Dilong hecho por P. Sloan.

Para abordar esta pregunta, los autores examinaron impresiones de piel fosilizada de varios especímenes de este grupo. Encontraron que escamas cubrieron partes del cuello, del abdomen, de la cadera y de la cola y concluyeron que la mayoría de estos tiranosaurios con cuerpos más grandes estaban cubiertos de escamas. Si tenían plumas, habrían estado localizadas sólo en sus espaldas. Hay muchas hipótesis (ideas científicas comprobables) sobre las razones por las cuales los tiranosaurios grandes perdieron sus plumas, pero no las voy a exponer aquí.

Figura 1b del artículo mostrando un pedazo de piel fosilizada de un T.rex. Pueden ver el borde de cada escama.

El punto principal que quiero hacer sobre este artículo, y voy a citar aquí a mi mentor de la universidad (Dr. Tom Holtz), la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia. Eso quiere decir que sólo porque no hemos encontrado plumas preservadas en los tiranosaurios grandes, no significa que no las tuvieran. Las condiciones necesarias para preservar las plumas son muy específicas y los lugares donde encontramos estos tiranosaurios grandes no son propicios para preservar plumas. Así que tal vez el T. rex tuvo plumas y simplemente ellas no se han preservado. Tal vez el T. rex no tuvo ninguna pluma. Tal vez tuvo plumas cuando era chico y las perdió cuando creció. Tal vez tuvo plumas en algunos lugares en su cuerpo. Por ahora, realmente no sabemos. Tal vez nunca podremos saber. Y esto está bien porque la ciencia es un proceso continuo de descubrimientos y interpretaciones. Tendremos que seguir excavando.

Los Océanos, las Ballenas y el Tiempo

No siempre hablo de la ballena en este blog, pero cuando lo hago, prefiero hablar de su tamaño o su ecolocalización. Esta vez es sobre su tamaño. Todos sabemos que muchas ballenas son re-re-grandes. Pero lo que no habíamos entendido hasta ahora es cuándo o porqué se hicieron grandes.

Una foto de varias ballenas con barbas emergiendo del agua mientras engullen krill. Fuente desconocida.

Afortunadamente, un nuevo [artículo] hizo un análisis para entender estos dos temas. Los autores usaron un conjunto de datos de 13 ballenas vivas hoy y 63 ballenas extinguidas, incluyendo el ADN (para las ballenas vivas hoy) para crear un árbol evolutivo con estimaciones de tiempo para los puntos de ramificación (llamados longitud de la rama). Usando este árbol y un conjunto de datos sobre el tamaño del cuerpo de las ballenas, los autores usaron un enfoque de pruebas de modelos para analizar la evolución de las ballenas en el tiempo.

¿Qué es un enfoque de pruebas de modelos? Es un método en el que usamos computadoras para probar el ajuste de distintos modelos a los datos que les damos. En este caso, los autores le dieron a la computadora el árbol evolutivo y los datos de tamaño del cuerpo de las ballenas. Los autores eligieron varios modelos para que la computadora pruebe. Uno de los modelos estaba basado en eventos aleatorios impulsando la evolución. Uno de los modelos estaba basado en la evolución con una tendencia hacia un rasgo. Algunos de los modelos eran combinaciones de los otros, donde el modelo cambia en un punto específico durante la evolución. Cuando la computadora termina de probar todos los modelos, produce unas estadísticas para mostrarnos como cada modelo se ajusta a los datos.

Una representación de los autores trabajando en sus computadoras.

Para este estudio, los autores querían saber cuál modelo explicó mejor la evolución de las ballenas hacia sus enormes tamaños. El análisis de la computadora mostró que los tamaños del cuerpo de las ballenas estaban evolucionando aleatoriamente hasta hace alrededor de 3 millones de años atrás cuando hubo un cambio en la evolución con una tendencia a hacerse más grandes. Aunque comer con filtración usando sus barbas estaba presente en las ballenas desde hace 25 millones de años atrás, no fue hasta recientemente que las ballenas se hicieron enormes. Alrededor de 3 millones de años atrás, durante el Plio-Pleistoceno, los efectos del viento en el océano cambiaron e hicieron que nutrientes del fondo del océano llegaran hasta la superficie. Este efecto se hizo más fuerte empezando hace 3 millones de años atrás y esta concentración de pequeños alimentos es probablemente lo que llevó a las ballenas a hacerse enormes.

Una ilustración de como los vientos de la superficie afectan el océano. Vientos más fuertes empujan el agua más caliente de la superficie lejos de la costa. Agua más frío y lleno de alimento sube desde el fondo hasta la superficie. De NOAA.