Pajarito de la Mañana

Esta semana, se publicó un [artículo] que describe un nuevo fósil de un pájaro. Hay muchas cosas interesantes en este fósil.

El fósil fue hallado en territorio Navajo en Nuevo México (USA). Es del Paleoceno Temprano (alrededor de 62 millones de años atrás), apenas unos pocos millones de años después de la extinción del final del Cretáceo. El fósil preserva partes de los brazos y de las piernas, unas vértebras y un poco del cráneo.

Figura 2 del artículo mostrando las partes distintas del fósil.

Sus pies son particularmente interesantes. Este pajarito tuvo la habilidad de girar uno de sus dedos del pie hacia atrás a su voluntad. La mayoría de los pájaros tienen un dedo del pie que está permanentemente hacia atrás para agarrarse a las ramas. Algunos pájaros, como los loros y los pájaros carpinteros, tienen dos dedos del pie así. Este nuevo pájaro podía decidir cuando él quería tener un segundo dedo del pie hacia atrás.

Los pies diferentes de los pájaros. El loro y el pájaro carpintero tienen dos dedos del pie hacia atrás. La mayoria de los pájaros tienen solo un dedo del pie hacia atrás. De aqui.

Comparando este fósil con otros pájaros en un análisis filogenético, los autores descubrieron que el fósil es del cólido o pájaro ratón más viejo de la historia. Hoy hay solamente 6 especies de cólidos y todos viven en África.

Un pájaro cólido moderno. De aqui.

El fósil es una nueva especie de cólido. Los autores lo nombraron Tsidiiyazhi abini, que quiere decir “pequeño pájaro” y “madrugada” en Navajo. La cosa interesante es que debido a que este fósil es tan viejo, empuja a las fechas de origen de varios linajes de pájaros al Paleoceno. ¡Esto indica que muchos de los grupos modernos de pájaros ya estaban presentes apenas 4 millones de años después de la extinción! Los pájaros evolucionaron muy rápidamente después de la extinción (un proceso llamado radiación explosiva). Las plantas con flores (que producen frutas y semillas) también estaban en una radiación explosiva y probablemente crearon ambientes y alimentos para todos estos grupos de pájaros.

Una ilustración de Tsidiiyazhi abini. De S. Murtha.

Una Nueva Ballena con Dientes Raros

Esta semana, se publicó un [artículo] que describe un nuevo fósil de ballena de Carolina del Sur (USA). El fósil es del Oligoceno (~30 millones de años atrás) y tiene un cráneo que está básicamente completo, varias vértebras y algunas costillas.

Una reconstrucción de la ballena Coronodon por A. Gennari.

Los autores lo nombraron Coronodon havensteini, que quiere decir ‘diente de corona.’ Fue hallado por Mark Havenstein, así que el epíteto específico (la segunda parte del nombre) es en su honor. Los dientes de este fósil son particularmente interesantes.

Figura 2 del artículo mostrando los dientes de el Coronodon.

En lugar de dientes cónicos simples (como en los delfines) o barbas (como las que tienen las ballenas azules), el Coronodon tiene dientes con muchas cúspides, que le dan a cada diente el aspecto de una corona. La comida y otras partículas dejaron pequeñas raspaduras en los dientes, que indican la dirección en la cual se movió el agua en la boca y como los dientes fueron utilizados para comer. Cuando la boca estaba cerrada, los dientes de arriba se apoyaban por afuera de los dientes de abajo, dejando sólo un espacio suficiente para que se escape el agua, dejando la comida dentro de la boca.

Figura 2f del artículo mostrando como pasaba el agua por los dientes.

¡El Coronodon estaba usando sus raros dientes para filtrar sus alimentos! ¿Porqué es esto importante? Porque entender como empezó la alimentación por filtración en las ballenas es una pregunta pendiente de respuesta. El Coronodon es uno de los parientes más tempranos de los misticetos (ballenas con barba), pero el mismo no tiene barbas. Usaba sus dientes de la misma manera en que los misticetos de hoy usan sus barbas. Más tarde durante la evolución de los misticetos, las barbas empezaron a desarrollarse y finalmente se convirtieron en la estructura dominante para la alimentación. El Coronodon representa el primer paso en ese proceso. Otra idea es que las ballenas pasaron por una etapa sin dientes, durante la cual se alimentaron por succión antes que evolucionaran hacia la alimentación por filtración, pero el Coronodon muestra que la alimentación por succión no fue parte de la evolución hacia la alimentación por filtración.

¡Podemos aprender mucho sobre como se alimentaron los animales extinguidos y como procesaban su comida mirando la forma de sus dientes y las raspaduras en ellos (llamado desgaste microscópico) y el Coronodon es un nuevo ejemplo maravilloso de eso!

Un Plumoso Doble Programa

Esta semana, se publicaron dos artículos que discuten las plumas en dos dinosaurios distintos. Vamos a empezar con el más sensacional de los dos…. emmm….. es decir… el…. el que tiene mejor preservación. ¡Sí, eso es!

El primer [artículo] describe un fósil en ámbar, el tercero de los recientemente descriptos de Myanmar. Es de un enantiornito, un linaje de pájaros con dientes del Cretáceo y es espectacular. La mayor parte de su cuerpo está preservada porque el fósil está atrapado en ámbar y muchas de las plumas están perfectamente preservadas.

Figura 6c del artículo mostrando el pie de un enantiornito en ámbar de 99 millones de años atrás. ¡Míren su belleza! La escala es de 5 milímetros.

Los autores escribieron un informe completo de cada parte del espécimen, con descripciones de las plumas que están a cada parte del cuerpo. Usando escaneos de TC y microscopios de disección, los autores pudieron ver la morfología de los huesos y de las plumas. Estas morfologías muestran que el espécimen era un juvenil. Las plumas muestran que los enantiornitos eran precociales al salir del huevo. Precocial significa que ellos podían caminar y potencialmente volar desde el día en que salían del huevo (como un pollito o un pavo de matorral). Los pájaros que necesitan mucha atención antes de que puedan manejarse sólos se denominan altriciales o nidícolas. Este nuevo espécimen, con otros enantiornitos, indican que una mayoría de los enantiornitos eran precociales. También se sabe que ellos eran arbóreos (vivían en los árboles). La combinación de precocial y arbóreo no es algo común en los pájaros modernos: los pájaros precociales de hoy son habitantes del suelo y los pájaros nidícolas de hoy son arbóreos. Esto nos indica que los enantiornitos eran similares superficialmente a los pájaros modernos, pero tenían estilos de vida diferentes a lo que vemos hoy y esto podría haber tenido un efecto sobre los lugares donde podían vivir y las formas de sus cuerpos.

El resumen gráfico del artículo mostrando el pedazo de ámbar con el fósil (abajo), el escaneo de TC (en el medio), y una interpretación de lineas (arriba).

El segundo [artículo] es sobre los tiranosaurios. Este grupo incluye al Tiranosaurio rex, al Gorgosaurio, al Tarbosaurio y a algunos otros terópodos que se conocen por sus cráneos enormes y sus brazos pequeños. Ha habido un debate continuo sobre si los tiranosaurios tenían o no tenían plumas cubriendo sus cuerpos. Este debate se originó porque sabemos que las plumas estaban presentes en muchos otros terópodos, incluyendo a los miembros basales de los tiranosaurios, como el Dilong. El problema es que nunca hemos encontrado un tiranosaurio grande con plumas preservadas en su cuerpo.

Una ilustración de un Dilong hecho por P. Sloan.

Para abordar esta pregunta, los autores examinaron impresiones de piel fosilizada de varios especímenes de este grupo. Encontraron que escamas cubrieron partes del cuello, del abdomen, de la cadera y de la cola y concluyeron que la mayoría de estos tiranosaurios con cuerpos más grandes estaban cubiertos de escamas. Si tenían plumas, habrían estado localizadas sólo en sus espaldas. Hay muchas hipótesis (ideas científicas comprobables) sobre las razones por las cuales los tiranosaurios grandes perdieron sus plumas, pero no las voy a exponer aquí.

Figura 1b del artículo mostrando un pedazo de piel fosilizada de un T.rex. Pueden ver el borde de cada escama.

El punto principal que quiero hacer sobre este artículo, y voy a citar aquí a mi mentor de la universidad (Dr. Tom Holtz), la ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia. Eso quiere decir que sólo porque no hemos encontrado plumas preservadas en los tiranosaurios grandes, no significa que no las tuvieran. Las condiciones necesarias para preservar las plumas son muy específicas y los lugares donde encontramos estos tiranosaurios grandes no son propicios para preservar plumas. Así que tal vez el T. rex tuvo plumas y simplemente ellas no se han preservado. Tal vez el T. rex no tuvo ninguna pluma. Tal vez tuvo plumas cuando era chico y las perdió cuando creció. Tal vez tuvo plumas en algunos lugares en su cuerpo. Por ahora, realmente no sabemos. Tal vez nunca podremos saber. Y esto está bien porque la ciencia es un proceso continuo de descubrimientos y interpretaciones. Tendremos que seguir excavando.

Los Océanos, las Ballenas y el Tiempo

No siempre hablo de la ballena en este blog, pero cuando lo hago, prefiero hablar de su tamaño o su ecolocalización. Esta vez es sobre su tamaño. Todos sabemos que muchas ballenas son re-re-grandes. Pero lo que no habíamos entendido hasta ahora es cuándo o porqué se hicieron grandes.

Una foto de varias ballenas con barbas emergiendo del agua mientras engullen krill. Fuente desconocida.

Afortunadamente, un nuevo [artículo] hizo un análisis para entender estos dos temas. Los autores usaron un conjunto de datos de 13 ballenas vivas hoy y 63 ballenas extinguidas, incluyendo el ADN (para las ballenas vivas hoy) para crear un árbol evolutivo con estimaciones de tiempo para los puntos de ramificación (llamados longitud de la rama). Usando este árbol y un conjunto de datos sobre el tamaño del cuerpo de las ballenas, los autores usaron un enfoque de pruebas de modelos para analizar la evolución de las ballenas en el tiempo.

¿Qué es un enfoque de pruebas de modelos? Es un método en el que usamos computadoras para probar el ajuste de distintos modelos a los datos que les damos. En este caso, los autores le dieron a la computadora el árbol evolutivo y los datos de tamaño del cuerpo de las ballenas. Los autores eligieron varios modelos para que la computadora pruebe. Uno de los modelos estaba basado en eventos aleatorios impulsando la evolución. Uno de los modelos estaba basado en la evolución con una tendencia hacia un rasgo. Algunos de los modelos eran combinaciones de los otros, donde el modelo cambia en un punto específico durante la evolución. Cuando la computadora termina de probar todos los modelos, produce unas estadísticas para mostrarnos como cada modelo se ajusta a los datos.

Una representación de los autores trabajando en sus computadoras.

Para este estudio, los autores querían saber cuál modelo explicó mejor la evolución de las ballenas hacia sus enormes tamaños. El análisis de la computadora mostró que los tamaños del cuerpo de las ballenas estaban evolucionando aleatoriamente hasta hace alrededor de 3 millones de años atrás cuando hubo un cambio en la evolución con una tendencia a hacerse más grandes. Aunque comer con filtración usando sus barbas estaba presente en las ballenas desde hace 25 millones de años atrás, no fue hasta recientemente que las ballenas se hicieron enormes. Alrededor de 3 millones de años atrás, durante el Plio-Pleistoceno, los efectos del viento en el océano cambiaron e hicieron que nutrientes del fondo del océano llegaran hasta la superficie. Este efecto se hizo más fuerte empezando hace 3 millones de años atrás y esta concentración de pequeños alimentos es probablemente lo que llevó a las ballenas a hacerse enormes.

Una ilustración de como los vientos de la superficie afectan el océano. Vientos más fuertes empujan el agua más caliente de la superficie lejos de la costa. Agua más frío y lleno de alimento sube desde el fondo hasta la superficie. De NOAA.

Novedades

Hola amigos. En lugar de un nuevo artículo esta semana, les voy a comunicar algunas novedades.

Primero, en noviembre, empecé una serie de artículos sobre mujeres en paleontología. Desde noviembre, una vez al mes, he puesto una biografía sobre una mujer paleontóloga. Sin embargo, ya que mi libro sobre el mismo tema consiguió financiamiento en marzo, voy a reservar esas historias para el libro. Una vez que el libro esté publicado, posiblemente voy a continuar con la serie. Hasta ese momento, consulten a [TrowelBlazers] sobre biografías de mujeres en antropología, geología, y paleontología (también están en Twitter, Facebook, y Tumblr). Actualizaciones sobre el progreso del libro, las encontrarán en la etiqueta en la parte de arriba de la página (Ella Encontró Fósiles). Esta etiquette estará disponible al fin de esta semana.

¡Segundo, ya llegó el verano! Además del libro, las expediciones al campo están empezando y las noticias paleontológicas se hacen más espaciadas. Por esas razones, voy a poner un nuevo artículo cada dos semanas en vez de cada semana. Si algo muy importante sale en las noticias, va a ver un artículo más oportuno.

¡Gracias por todo el apoyo!
-DrNeurosaurus

Excavando para Anquilosaurios

En otro anuncio de anquilosaurios esta semana, National Geographic publicó un [artículo] describiendo un maravilloso nuevo fósil.

En el año 2011, unos mineros en Alberta, Canadá estaban excavando unas piedras de 110 millones de años atrás (Cretáceo Temprano) en una colina cuando varios huesos de anquilosaurio cayeron por su pendiente.

Una foto del nuevo espécimen de nodosaurio. Foto de R. Clark.

La empresa de minas contactó al Museo Royal Tyrell para recibir ayuda y el espécimen fue recolectado. Después de seis años de trabajo, suficientes partes del fósil han sido expuestas para publicar un artículo sobre él. El articulo está casi listo para publicación, así que tendremos más información muy pronto.

Lo que ya sabemos es que el fósil es de un nodosaurio, una clase de dinosaurio con armadura, pero sin cola como garrote. Los nodosaurios son parte del grupo de anquilosaurios, pero forman su propio clado dentro de ese grupo.

Un cladogramo de Ankyosauria mostrando Nodosauridae (los nodosaurioa) y el resto de los anquilosaurios. De T. Holtz.

Este nodosaurio, en particular, está casi perfectamente preservado en tres dimensiones. Probablemente fue arrastrado al mar y enterrado rápidamente al revés, manteniendo intacta la mayor parte de su esqueleto y toda su armadura. ¡Casi parece una estatua porque está tan completo! Tendremos que mantenernos al tanto de más información cuando el artículo sea publicado.

Arrodillarse Ante Zuul

¡Esta semana, se describió a un nuevo [anquilosaurio]! Los anquilosaurios son magníficos. Eran como tanques vivos que vagaron calmadamente durante el Mesozoico, comiendo plantas que estaban bajas y aplastando a lo que los amenazaba con sus terribles colas como garrotes (notar: no todos los anquilosaurios tenían colas como garrotes, pero los que las tenían seguramente las usaban para aplastar cosas [solo puedo suponer]).

Una reconstrucción de Zuul crurivestator hecho por D. Dufault.

Este nuevo anquilosaurio es el más completo que se haya encontrado en Norte América. El artículo describe su cráneo y su cola como garrote, pero un artículo más largo va a salir que describirá al resto del fósil, cuando éste haya sido extraído de la roca.

El cráneo de Zuul. Foto del Museo Royal de Ontario.

Los autores lo llamaron Zuul crurivestator, que quiere decir ‘Zuul’ (en honor del monstruo de la película Los Cazafantasmas (Ghostbusters de 1984) y ‘Destructor de Espinillas’ porque su cola como garrote estaba al nivel de la espinilla. Su cráneo tiene varios cuernos que no están presentes en otros anquilosaurios, lo cual les hizo recordar al monstruo Zuul.

Un imagen de la cabeza de Zuul a la izquierda y un imagen de Zuul de Los Cazafantasmas a la derecha.

Su cola como garrote es una de las más largas de cualquier anquilosaurio de Norte América y tiene osteodermos (hueso que se encuentra en la piel de los animales) a lo largo de la cola.

Una foto de la cola mostrando la piel, los osteodermos, y la cola como garrote. De B. Boyle (Museo Royal de Ontario).

El fósil es de alrededor de 76 millones de años atrás – un tiempo para el cual no tenemos anquilosaurios en el registro fósil, aunque ya estaban presentes. ¡Y encima de todo, el espécimen tiene tejidos suaves preservados con él! Hay una capa de tejidos negros y brillantes sobre algunos de los osteodermos de la cola, que puede ser la preservación de la envoltura de queratina que cubrió a los osteodermos en vida.

Resumiendo, el Zuul crurivestator es un nuevo anquilosaurio. Es uno de los fósiles de anquilosaurio más completos de Norte América, con preciosos cráneo y cola como garrote . Y tiene preservación de tejido suaves. ¡Maravilloso!

El Rey Jurásico de Escocia

La semana pasada, se publicó un [artículo] que describió un nuevo fósil de un mamaliaforme de Escocia. Este animal se llama Wareolestes rex, que significa el Rey Bandido de Ware y es del Periodo Jurásico medio (específicamente, del Batoniano, 168 a 166 millones de años atrás). Los mamaliaformes estaban empezando a diversificarse en el Periodo Jurásico medio y eran relativamente pequeños, así que encontrar fósiles de ellos es importante para entender como vivían.

Una reconstrucción de Wareolestes hecho por E. Panciroli.

El nuevo espécimen de Wareolestes es una mandíbula inferior con dientes. Este fósil fue escaneado con TC y los detalles de los dientes fueron recreados con programas de computadora. Los autores encontraron que la mandíbula tenía dos molares preservados en sus lugares y varios dientes escondidos en el hueso, esperando a salir.

Figura 4 del artículo mostrando el escaneo de TC de la mandíbula. Los molares grandes ya estan presentes, pero hay varios premolares y un molar todavía en la mandíbula. Lo violeta es el nervio mandibular. La escala es 1mm.

El fósil original de Wareolestes es un molar aislado, pero similitudes con los molares preservados en este nuevo espécimen muestran que los dos especímenes pertenecen a la misma especie. Las formas de los dientes indican que el Wareolestes es un morganucudon (un pariente temprano de los mamíferos).

Los dientes no erupcionados indican que el Wareolestes reemplazó sus dientes una vez durante su vida. La mayoría de los mamíferos tienen un juego de dientes de leche y un juego de dientes adultos. Esto pasa por dos razones principales: 1) nuestras bocas crecen con el tiempo, pero los dientes no pueden crecer cuando ya se formaron, así que crecemos dientes adultos para que quepan en el tamaño adulto de nuestras bocas y 2) nuestros dientes caben exactamente juntos para que podamos masticar nuestra comida realmente bien (esto se llama oclusión precisa) y con reemplazar nuestros dientes sólo una vez, nos aseguramos que nuestros dientes van a caber juntos adecuadamente.

Una foto mostrando cómo las cúspidas distintas de los premolares (designados P4, para premolar 4) y los molares (designados M1 y M2 para molar 1 y 2) caben juntos. De P.D. Polly.

En comparación, otros animales (como los cocodrilos, por ejemplo), no tienen un tamaño adulto final – crecen continuamente durante su vida. Ellos también reemplazan sus dientes tantas veces como es necesario para asegurar que siempre tienen dientes para agarrar a su presa, pero no mastican como los mamíferos, así que sus dientes no tienen que caber juntos.

Este nuevo espécimen muestra que los morganucodontes tenían un patrón de reemplazo de los dientes similar a lo que tienen los mamíferos modernos y son los mamaliaformes más basales que lo tienen.

¿Si No Fuimos Nosotros, Quién Fue?

La semana pasada, se publicó un [artículo] que nos presentó con un nuevo misterio. El artículo describe un hueso fósil de mastodonte de San Diego (California, USA), pero el hueso mismo no es tan interesante como las marcas que tenía en su superficie.

Empecemos con un poco de antecedentes. Los mastodontes son elefantes extinguidos, parientes distantes de los elefantes modernos. Ellos vivieron del Mioceno hasta el Pleistoceno (23 millones de años atrás hasta 11,000 años atrás) en América del Norte y en Eurasia. La forma de sus dientes nos indica que comían plantas variadas.

El mastodonte Americano (a la izquierda) comparado con el mamut y el elefante Africano. De la Encyclopedia Britannica.

Los mastodontes aparentemente eran muy deliciosos y un recurso de comida para los humanos. Esto nos lleva al artículo de esta semana. En San Diego, hay un sitio arqueológico donde los autores encontraron un hueso de un mastodonte que fue quebrado con herramientas de piedra. El hueso y el molar que estaban quebrados tenían fracturas espirales indicando que se quebraron cuando estaban frescos y no durante el proceso de fosilización. Dos adoquines grandes hechos de andesita (una roca volcánica) fueron hallados al lado de los huesos y se interpretan como martillos y yunques.

Figura suplemental 3 del artículo. El imagen a la izquierda esta mostrando una costilla del mastodonte a la izquierda y una piedra martillo a la derecha. El imagen a la derecha muestra otra piedra martillo.

Experimentos modernos usando herramientas de piedras en huesos de vacas y elefantes producen las mismas fracturas que las que se encontraron en este espécimen de mastodonte. Es muy claro que alguien estaba usando herramientas de piedra para romper el hueso, probablemente para llegar al interior de la nutritiva médula ósea. Los autores también analizaron la edad del espécimen y encontraron que fue enterrado apróximadamente hace 130,000 años atrás.

Un mapa mundial (desde el Norte mirando para abajo) mostrando las rutas y edades de migración de los Homo sapiens. De Wikipedia.

Aquí es donde surge el misterio. Los Homo sapiens (nuestra especie) estaban viviendo en África y sólo estaban empezando a emigrar a Eurasia en ese momento. No llegamos a las Américas hasta hace 15,000 años atrás. Este espécimen en San Diego es 115,000 años más viejo. Así que, les pregunto: ¿Si no fuimos nosotros, quien fue? Otras especies de Homo no inmigraron a las Américas y otros animales de ese tiempo y lugar no usaron herramientas, así que la pregunta está abierta. Tal vez había una especie  de Homo viviendo en las Américas que todavía no conocemos.

Terminaré este artículo diciendo que muchos expertos de este tema están debatiendo este descubrimiento y las conclusiones que discuten los autores, así que tenemos que mantenernos atentos para ver como se resuelve este misterio.

Los Avemetatarsalianos Más Tempranos

El Triásico (251-199 millones de años atrás) fue un período interesante en la historia de la Tierra. Justo después de la extinción masiva más grande en la historia de la Tierra (la Extinción Masiva del Pérmico cerca de 252 millones de años atrás), el Triásico fue un tiempo cuando unos animales nuevos estaban empezando a apoderarse del mundo. Los extraños sinápsidos (parientes lejanos de los mamíferos) se habían ido y los arcosaurios tempranos estaban surgiendo.

La fauna del Pêrmico Tarde. Imagen de Pinterest.

La fauna del Triássic. De Apsaravis en deviantART.

Estos arcosaurios eventualmente se dividieron en los Pseudosuquios (los arcosaurios más cercanos a los cocodrilos: incluyendo los rauisuquios, los talatosuquios, los etosaurios, los cocodrilos modernos y más animales) y los Avemetatarsalianos (los arcosaurios más cercanos a los pájaros: incluyendo los pterosaurios, los ornitisquios, los saurópodos, los terópodos, y más animales). Conocer cómo eran estos avemetatarsalianos tempranos es difícil porque especímenes del Triásico que estén completos y bien conservados son difíciles de encontrar. Otros animales de estos linajes que sí encontramos ya son muy avanzados: por ejemplo, los pterosaurios más tempranos ya se parecen a pterosaurios.

Un pterosaurio temprano, Dimorphodon. De Wikipedia.

Esta semana, se publicó un nuevo [artículo] que describe un avemetatarsaliano temprano, al que le dieron el nombre de Teleocrater rhadinus (Teleo – cerrado y crater – cuenca en referencia a su conector de cadera, que está cerrada, y rhadinos – fino, por el cuerpo fino del animal). Este espécimen fue hallado en Tanzania y es de la porción más baja de las piedras del Triásico Medio (247-237 millones de años atrás), haciéndolo uno de los miembros más viejos de este grupo. Este espécimen tiene mucho de sus piernas, algunas vértebras y un poco del cráneo.

Figura 2 del artículo mostrando los especímens del Teleocaster specimens. Los huesos rojos están presentes en uno de los especímens. Los huesos azules están presentes en el otro espécimen. Los huesos violetas están presentes en los dos.

Los huesos del Teleocrater cuentan una historia interesante. La forma de los huesos del tobillo y la manera en que se unen es muy similar a los tobillos de los pseudosuqios tempranos. Esto quiere decir que el tobillo que tienen los pterosaurios, dinosaurios y un grupo más evolucionó varias veces y no sólo una vez para el grupo entero. Otras características indican que estos avemetatarsalianos tempranos eran carnívoros, tenían cuellos largos y no estaban hechos para correr eficientemente.

Los autores también hicieron un análisis filogenético (un análisis de relaciones familiares) y encontraron que el Teleocrater pertenece a un grupo chico de avemetatarsalianos tempranos, ahora llamado Aphanosauria, y es uno de los primeros miembros de este grupo. Este estudio nos dá mucha información muy necesaria sobre estos animales tempranos, y nos muestra que la diversidad de este grupo en el Triásico era mucho más grande de lo que se pensaba.