El Anquilosaurio Que Parece Una Estatua

En mayo pasado, les conté sobre un [anquilosaurio] que fue hallado por una empresa de petróleo en el año 2011. Tomó 6 años de preparación cuidadosa sacar la piedra dura de alrededor del fósil, pero finalmente se completó. Esta semana, el [anuncio oficial] se publicó en forma de un artículo científico.

Figura 1 del artículo mostrando el nuevo fósil.

Este anquilosaurio es un nodosaurio, un dinosaurio con armadura que no tiene una cola como garrote. Es de Alberta, Canadá, de 110 millones de años atrás. Los autores lo nombraron Borealopelta markmitchelli, que quiere decir “escudo del norte de Mark Mitchell” en honor de la persona que pasó horas excavando al fósil de la piedra, de la armadura del fósil y de la localidad donde fue hallado. Parece que cuando murió el animal, fue arrastrado al mar, se hundió y fue enterrado rápidamente. Está preservado en tres dimensiones y su armadura es hermosa.

Durante la vida, los cuernos y la armadura están cubiertas con una capa de queratina. La queratina es una sustancia dura que forma nuestras uñas y pelo, pero también la que constituye los cuernos de los rinocerontes, cubre los cuernos de otros animales y forma las barbas que usan las ballenas para filtrar su comida.

Un cráneo de un rinoceronte sin la queratina a la izquierda (de Bone Clones) y un cráneo de un rinoceronte con la queratina a la derecha (de Wikipedia). La queratina forma la mayor parte del cuerno.

La queratina normalmente se descompone rápidamente después de la muerte del animal, así que usualmente no está preservada. En el caso de este nodosaurio, la mayoría de la queratina está preservada, dándonos una idea completa de la armadura que tuvo.

Figura 2a del artículo mostrando el fósil desde arriba. En gris oscuro indica toda la queratina, lo amarillo indica el hueso por debajo.

Además, los autores encontraron una firma química en la queratina. Estos químicos no son melanosomas (las células que producen el color), pero son los productos que se forman cuando las melanosomas se descomponen. Analizando estos químicos, los autores pudieron descifrar que colores estaban en distintas partes del cuerpo.

Una reconstrucción del Borealopelta hecho por el Museo Real Tyrrell.

Ellos encontraron que la espalda del Borealopelta era de un color rojo-marrón y que la panza era de un color más claro. Esta combinación – una espalda más oscura y una panza más clara – se llama contracoloración y los animales la usan para esconderse de los depredadores. Hoy, podés ver el mismo patrón de colores en un antílope.

Un antílope americano mostrando su contracoloración. De Wikipedia.

Algunos mamíferos, como los rinocerontes y los elefantes, son tan grandes que no necesitan esconderse de los depredadores. Su tamaño los mantiene a salvo. Aunque el Borealopelta era muy grande (1300 kg), el hecho de que tenía contracoloración indica que los depredadores terópodos todavía eran una amenaza.

Hay algunos científicos que piensan que los químicos que encontraron los autores tal vez provienen del sedimento o de bacteria. ¡Como siempre, la ciencia continua buscando respuestas! Aun así, el Borealopelta es una adición bienvenida al árbol familiar de los anquilosaurios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *