Pajarito de la Mañana

Esta semana, se publicó un [artículo] que describe un nuevo fósil de un pájaro. Hay muchas cosas interesantes en este fósil.

El fósil fue hallado en territorio Navajo en Nuevo México (USA). Es del Paleoceno Temprano (alrededor de 62 millones de años atrás), apenas unos pocos millones de años después de la extinción del final del Cretáceo. El fósil preserva partes de los brazos y de las piernas, unas vértebras y un poco del cráneo.

Figura 2 del artículo mostrando las partes distintas del fósil.

Sus pies son particularmente interesantes. Este pajarito tuvo la habilidad de girar uno de sus dedos del pie hacia atrás a su voluntad. La mayoría de los pájaros tienen un dedo del pie que está permanentemente hacia atrás para agarrarse a las ramas. Algunos pájaros, como los loros y los pájaros carpinteros, tienen dos dedos del pie así. Este nuevo pájaro podía decidir cuando él quería tener un segundo dedo del pie hacia atrás.

Los pies diferentes de los pájaros. El loro y el pájaro carpintero tienen dos dedos del pie hacia atrás. La mayoria de los pájaros tienen solo un dedo del pie hacia atrás. De aqui.

Comparando este fósil con otros pájaros en un análisis filogenético, los autores descubrieron que el fósil es del cólido o pájaro ratón más viejo de la historia. Hoy hay solamente 6 especies de cólidos y todos viven en África.

Un pájaro cólido moderno. De aqui.

El fósil es una nueva especie de cólido. Los autores lo nombraron Tsidiiyazhi abini, que quiere decir “pequeño pájaro” y “madrugada” en Navajo. La cosa interesante es que debido a que este fósil es tan viejo, empuja a las fechas de origen de varios linajes de pájaros al Paleoceno. ¡Esto indica que muchos de los grupos modernos de pájaros ya estaban presentes apenas 4 millones de años después de la extinción! Los pájaros evolucionaron muy rápidamente después de la extinción (un proceso llamado radiación explosiva). Las plantas con flores (que producen frutas y semillas) también estaban en una radiación explosiva y probablemente crearon ambientes y alimentos para todos estos grupos de pájaros.

Una ilustración de Tsidiiyazhi abini. De S. Murtha.

Little Morning Bird

This week, a [paper] describing a new fossil bird was published. Lots of cool things going on with this fossil.

The fossil was found on Navajo lands in New Mexico. It is from the Early Paleocene (around 62 million years ago), only a few million years after the end-Cretaceous extinction. The fossil preserves parts of the arms and legs, a couple of vertebrae, and a tiny bit of the skull.

Figure 2 from the paper showing the different parts of the fossil.

Its feet are particularly interesting. This little bird had the ability to turn one of its toes backward whenever it wanted to. Most birds have 1 toe that’s permanently backwards for grasping branches. Some birds, like parrots and woodpeckers, have two toes like this. This new bird could decide when it wanted a second toe pointed backwards.

Different bird feet. The parrot and woodpecker have two toes turned backward. Most birds only have one toe turned backward. From here.

By comparing it to other birds in a phylogenetic analysis, the authors discovered that it’s the oldest mousebird ever found. Today, there are only 6 species of mousebirds and they all live in Africa.

A modern mousebird. From here.

The fossil is a new species of mousebird. The authors named it Tsidiiyazhi abini, meaning “little bird” and “morning” in Navajo. The cool thing is, because this fossil is so old, it pushes back the origin of several bird lineages into the Paleocene. This means that most of the modern bird groups were already present only 4 million years after the extinction! Birds evolved very quickly after the extinction event (a process called an explosive radiation). Flowering plants (the plants that produce fruits and nuts) were also explosively radiating at this time and probably provided homes and food for all of these bird groups.

An illustration of what Tsidiiyazhi abini might have looked like. By S. Murtha.

Una Nueva Ballena con Dientes Raros

Esta semana, se publicó un [artículo] que describe un nuevo fósil de ballena de Carolina del Sur (USA). El fósil es del Oligoceno (~30 millones de años atrás) y tiene un cráneo que está básicamente completo, varias vértebras y algunas costillas.

Una reconstrucción de la ballena Coronodon por A. Gennari.

Los autores lo nombraron Coronodon havensteini, que quiere decir ‘diente de corona.’ Fue hallado por Mark Havenstein, así que el epíteto específico (la segunda parte del nombre) es en su honor. Los dientes de este fósil son particularmente interesantes.

Figura 2 del artículo mostrando los dientes de el Coronodon.

En lugar de dientes cónicos simples (como en los delfines) o barbas (como las que tienen las ballenas azules), el Coronodon tiene dientes con muchas cúspides, que le dan a cada diente el aspecto de una corona. La comida y otras partículas dejaron pequeñas raspaduras en los dientes, que indican la dirección en la cual se movió el agua en la boca y como los dientes fueron utilizados para comer. Cuando la boca estaba cerrada, los dientes de arriba se apoyaban por afuera de los dientes de abajo, dejando sólo un espacio suficiente para que se escape el agua, dejando la comida dentro de la boca.

Figura 2f del artículo mostrando como pasaba el agua por los dientes.

¡El Coronodon estaba usando sus raros dientes para filtrar sus alimentos! ¿Porqué es esto importante? Porque entender como empezó la alimentación por filtración en las ballenas es una pregunta pendiente de respuesta. El Coronodon es uno de los parientes más tempranos de los misticetos (ballenas con barba), pero el mismo no tiene barbas. Usaba sus dientes de la misma manera en que los misticetos de hoy usan sus barbas. Más tarde durante la evolución de los misticetos, las barbas empezaron a desarrollarse y finalmente se convirtieron en la estructura dominante para la alimentación. El Coronodon representa el primer paso en ese proceso. Otra idea es que las ballenas pasaron por una etapa sin dientes, durante la cual se alimentaron por succión antes que evolucionaran hacia la alimentación por filtración, pero el Coronodon muestra que la alimentación por succión no fue parte de la evolución hacia la alimentación por filtración.

¡Podemos aprender mucho sobre como se alimentaron los animales extinguidos y como procesaban su comida mirando la forma de sus dientes y las raspaduras en ellos (llamado desgaste microscópico) y el Coronodon es un nuevo ejemplo maravilloso de eso!

A New Whale with Crazy Teeth

This week, a [paper] came out that described a new fossil whale from South Carolina (USA). The fossil is from the Oligocene (~ 30 million years ago) and it has a basically complete skull, some vertebrae, and a few ribs.

A reconstruction of Coronodon by A. Gennari.

The authors named the fossil Coronodon havensteini, meaning ‘crown tooth.’ It was found by Mark Havenstein, so the specific epithet (the second part of the name) is in his honor. The teeth of this fossil are particularly interesting.

Figure 2 from the paper showing the teeth of Coronodon.

Instead of simple, conical teeth (like in dolphins), or baleen (like in the blue whale), Coronodon has teeth with many bumps, giving each tooth the appearance of a little crown. Food and other particles left little scrape marks on the teeth, which indicate the direction of water flow through the mouth, and how the teeth were used during feeding. When the mouth was closed, the upper teeth sat on the outside of the lower teeth, providing just enough space for water to escape through the teeth, leaving delicious food bits inside the mouth.

Figure 2f from the paper showing how water would have flowed between the teeth.

Coronodon was using its crazy teeth to filter feed! Why is this important? Because understanding how filter feeding began in whales is an ongoing question. Coronodon is one of the earliest relatives of the mysticetes (baleen whales), but it has no baleen itself. It used its teeth the same way mysticetes use their baleen. Later on in mysticete evolution, baleen began to develop and finally took over as the dominant feeding structure. Coronodon represents the first step in that process. Another idea is that whales went through a toothless, suction-feeding phase before filter-feeding with baleen came about, but Coronodon shows that suction-feeding wasn’t part of the evolution of filter-feeding.

We can learn a lot about how extinct animals ate their food through looking at the shape and tiny scrape marks on the teeth (called microwear), and Coronodon is new amazing example of that!