Los Dientes y los Huevos de Dinosaurios

A principios de 2017, se publicó un [artículo] que presentó información sobre un nuevo descubrimiento acerca de los dientes de los dinosaurios. Los autores examinaron los dientes de dos especies de dinosaurios – Protoceratops andrewsi y Hypacrosaurus stebingeri.

proto and hypa

Un Protoceratops a la izquierda por Z. Chuang y un Hypacrosaurus a la derecha por V. Kontantinov.

Pero no miraron a cualquier diente. Los autores examinaron los dientes de los embriones (un embrión es un bebe que todavía está en el huevo). Los dientes crecen día por día y a medida que van creciendo, dejan líneas dentro del diente – tal como sucede con los anillos de un árbol. Contando estas líneas (llamadas líneas de crecimiento de Von Ebner) podemos saber la edad del animal.

Fig 1

Figura 1 del artículo mostrando las líneas de Von Ebner en un Hypacrosaurus en A y en un Protoceratops en B, y un imagen de TC de la mandíbula con un diente funcional.

Pero los autores hicieron todavía más. Sabemos que los embriones no empiezan a formar dientes inmediatamente y que algunas veces se forman y se caen dientes de leche antes que se formen los dientes finales (llamados dientes funcionales). De hecho, en los cocodrilos, los dientes funcionales empiezan a formarse cuando ha transcurrido alrededor del 42% de su periodo de incubación, después que se forman las mandíbulas. Usando esta información y contando las líneas de crecimiento en los dientes, los autores estimaron que los bebes de Protoceratops se incubaban por un mínimo de 83 días. La misma matemática da como resultado 171 días para los bebes de Hypacrosaurus.

ILLUSTRATION-PROTOCERATOPS WITH EGGS

¿¿Ya están listos?? (Un Protoceratops con huevos por M. Kelly).

Los pájaros de hoy incuban sus huevos por un máximo de 39-83 días (basado en el tamaño del huevo y otros factores). Esto quiere decir que estos dinosaurios incubaban sus huevos por más del doble del tiempo que los pájaros de hoy. En el caso del Hypacrosaurus, es casi la MITAD DEL AÑO.

Los autores indican que estos tiempos de incubación largos hacían que los adultos y los bebes estubieran más expuestos al riesgo de cambios en el medio ambiente y a los depredadores y esto tal vez contribuyó a su extinción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *